Distribución

Industria prepara un plan para elevar la competencia en el comercio

En septiembre recibirá las propuestas que solicitó en julio al sector.

Las patronales de la distribución y la Dirección General de Política Comercial aprovecharán agosto para perfilar las propuestas al plan de competitividad del comercio que ha encargado el Gobierno. El proyecto, que el ministerio presentará en otoño, pretende incrementar la transparencia de precios, la competencia y la eficiencia.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha encargado a la Dirección General de Política Comercial que elabore un plan de actuación en comercio interior que incremente la competencia en los mercados.

El objetivo de este plan es aumentar 'la transparencia y difusión de la información sobre precios y márgenes de la cadena de distribución', fomentar la incorporación de nuevos operadores y modernizar los canales de distribución.

En este sentido, el director general de Política Comercial, Ignacio Cruz Roche, se reunió durante los últimos días de julio con los máximos representantes de la distribución comercial, entre ellos con las patronales Anged (grandes superficies), Asedas (supermercados) y ACES (súper ligados a cadenas de hipermercados). Estos primeros contactos, en los que se apuntaron las líneas básicas de actuación, se reanudarán a principios de septiembre con propuestas concretas de las patronales.

Tanto el responsable de Política Comercial como los gerentes de las patronales aprovecharán la segunda quincena de agosto para ultimar las propuestas concretas sobre las que se pretende trabajar. Esta premura obedece al intento del ministerio de cumplir con una resolución publicada en el BOE el 2 de abril en la que se le insta a presentar dicho plan 'antes del 1 de noviembre, a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos'.

En principio, el plan establecerá un conjunto de acciones dirigidas a fomentar los procesos de competencia y transparencia en los mercados intermedios, de integración vertical y de incremento de la eficiencia en el canal de la distribución. Tanto Anged, como Asedas y ACES apoyan y valoran positivamente la iniciativa del Gobierno aunque cada uno introduce sus matices.

La patronal de las grandes superficies (que incluye a Carrefour, Alcampo, Eroski y El Corte Inglés, entre otras), cree que antes 'habría que hacer una reflexión del marco legal actual, ya que perjudica la competitividad de una parte del sector, en este caso el de las grandes superficies', según fuentes de la patronal. Anged, que insiste en las 'enormes limitaciones' que tienen sus asociados para crecer, enviará su propuesta al Gobierno en la primera semana de septiembre.

Por su parte, Asedas (Mercadona, Caprabo, Ahorramás, Dinosol) considera 'muy positiva' la iniciativa pero cree que se debe englobar a todos los sectores afectados. 'Nuestro comercio es muy competitivo y debe servir de motor para la competitividad de otras áreas como los productores primarios, la industria o el transporte', apuntan desde Asedas.

ACES (que agrupa a Sabeco, Dia, Champion o Supercor) también participará 'activamente en el grupo de trabajo' que prepara el Ministerio, según fuentes de la asociación. Técnicos de las empresas que integran esta patronal están en fase de realizar 'un diagnóstico de la situación actual' y prepararán un documento con propuestas de mejora, según fuentes de la organización.

Precios, competencia y eficiencia

El sector de la distribución cree que el comercio garantiza la competencia a través de los diversos formatos que existen, aunque considera positivo introducir medidas que incentiven la competitividad. 'El comercio puede impulsar la competitividad en el sector industrial o de la producción primaria', puntualizan.

æpermil;ste en uno de los puntos en los que pretenden trabajar con el Gobierno, pero las grandes áreas que ha fijado el ministerio, además del aumento de la competencia, son el incremento en la transparencia de precios y la mayor eficiencia de los mercados. Este último punto es, quizá, el que más interés ha despertado entre los operadores ya que supone la creación de proceso de integración vertical en las distintas fases de comercialización, la mejora de la gestión comercial y la modernización del sector.

En este sentido se apuntan medidas como los acuerdos entre distribuidores y sociedades hortofrutícolas, y el fomento de alianzas a medio plazo que permitan a los productores planificar sus inversiones.

Sectores vigilados La distribución está a favor del plan que desarrolla el Gobierno, aunque algunos operadores no terminan de ver claro el contexto en el que se enmarca el plan. Argumentan que se compara al comercio con sectores en los que existe escasa competencia como el transporte, la energía, el alquiler de vivienda o los servicios postales.

Transparencia. El consumidor elige formatos y exige información

El consumidor elige diferentes formatos a la hora de comprar y consigue una cesta de la compra más barata, según un estudio sobre los niveles de precios encargado por el Ministerio.

Las empresas de distribución no se oponen a este tipo de investigaciones sobre el origen y la escalada de precios. Al contrario, aseguran que están dispuestas a facilitar todo tipo de información, pero consideran que estos esfuerzos se deben concentrar en las situaciones de crisis.

Las compañías creen que el consumidor posee suficiente información sobre los precios y que tiene capacidad para elegir el formato que más le convenga en cada caso.

Algunas distorsiones de precios se originan por la importación de productos alimentarios. 'Esto se palía con acuerdos a medio plazo con los productores', aseguran en el sector.