æscaron;ltima

James Bond alternará su Aston Martin con un Panda

Todas las tradiciones tienen un fin. Hasta las más arraigadas. Y el cine no es una excepción. James Bond, el popular agente secreto británico que desde hace más de 40 años impresiona a propios y extraños con sus mujeres, viajes, aventuras y, no menos importante, sus coches, alternará en su próxima película los paseos en Aston Martin con persecuciones a bordo de un Fiat Panda. La revolución del motor llega a los servicios secretos de su majestad.

'Colocar un producto en una película es una estrategia utilizada por todas las marcas. Es una forma de aportar emoción a ese producto, de situarlo en un contexto distinto a un anuncio', explica Lapo Elkann, máximo responsable de promoción de marca de Fiat a Cinco Días. 'En ese sentido, James Bond es una de las mejores películas que puedes elegir. En la saga aparecen los coches más impresionantes, la tecnología más puntera, los inventos más curiosos... Resulta un honor que ahora aparezca un Panda 4x4'.

En los filmes anteriores a Casino Royale, próxima aventura de Bond, el espía del MI-5 ha estado al volante de varios Aston Martin, BMW, Lotus, Ford e, incluso, algún que otro Bentley. Hasta la fecha, la única excepción a tanto lujo la aportó un Dos caballos de Citroën en Sólo para sus ojos (1981). Casi un cuarto de siglo después, Fiat quiere recordar que los utilitarios más modestos no están reñidos con el glamour. 'El Panda le dará encanto. Bond no es más atractivo por conducir un Aston Martin, sino por la forma en que se mueve y actúa. El nuevo coche le hará más cercano a la gente', comenta Elkann.

Desde un punto de vista empresarial, la aparición del Panda ha sido una sorpresa. En 2002, Ford firmó un contrato por 35 millones de dólares por el cual aportaría todos los vehículos de las próximas tres películas del personaje creado por Ian Fleming, empezando por Muere otro día. En aquella ocasión Bond iba a bordo de un Aston Martin Vanquish, Jinx conducía un Ford Thunderbird y Zao estaba tras un Jaguar XKR.

En Fiat afirman que no han pagado nada por estar presentes en Casino Royale. El acuerdo con la productora se materializó hace un par de meses. 'Necesitaban un vehículo con tracción a las cuatro ruedas y el Panda era perfecto', indica el nieto de Giovanni Agnelli, Il Avvocato. El rodaje dará comienzo a principios de 2006 y, aunque se desarrollará en la República Checa y Sudáfrica, está previsto que se filme alguna escena en los Pirineos.

La firma italiana tiene razones para estar satisfecha con su coche. El Panda es su segundo utilitario con mayor aceptación en el mercado. Anualmente se comercializan 250.000 unidades, según Bloomberg. Las ventas del Panda han contribuido a que la casa de Turín haya registrado beneficios en los dos últimos trimestres tras tres años consecutivos de pérdidas.

Queda por saber las aportaciones que Q hará al todoterreno. Elkann no suelta prenda al respecto. Su mente está pendiente de la presencia que tendrá su vehículo en la promoción de la cinta. 'Tenemos que hablar con los productores para ver cómo se presentará. Algunas decisiones están ya tomadas, otras están por venir'.

Martin Campbell dirigirá la versión cinematográfica de la primera novela del agente secreto. Está previsto que la película número 21 de Bond llegue a las pantallas en octubre de 2006. Y respecto a los coches, a los puristas de la saga les queda un consuelo: como decía el personaje Tancredi Falconeri en El Gatopardo: 'Si queremos que todo quede como está, es preciso que cambie todo'.