Deporte

Adidas compra Reebok por 3.100 millones para rivalizar con Nike

Adidas Salomon dio ayer un auténtico salto de altura en la carrera de fondo que mantiene con su rival estadounidense Nike. La compañía alemana anunció la adquisición de Reebok, la tercera firma del sector, por la que abonará 3.100 millones de euros en acciones propias y efectivo.

La firma estadounidense se 'ajusta perfectamente' a las necesidades de crecimiento de la multinacional alemana, según declaró ayer un exultante Herbert Hainer, presidente de Adidas-Salomon, en declaraciones a Bloomberg. 'Reebok se complementa perfectamente con nuestro perfil', destacó. 'Nosotros somos fuertes en Europa y Asia, ellos en EE UU. Nosotros estamos muy presentes en deportes de una implantación más europea, como el fútbol o las carreras; Reebok es fuerte en deportes como el béisbol, el baloncesto o el fútbol americano'.

Además, Adidas se beneficiará de los preciados contratos de exclusividad con que cuenta Reebok, tanto con la liga NBA de baloncesto como con la NFL, la competición de fútbol americano. Algo sumamente necesario para Adidas en la actualidad. La compañía concluyó el pasado ejercicio un mal año en EE UU, con pérdidas de ventas en el país y una escasa cuota de mercado del 8,9%, según Bloomberg. Su nueva filial, por su parte, controla un 12% del pastel, frente al 36% de Nike. En el mercado mundial, la nueva Adidas poseerá el 28% del terreno de juego, por un 31% de su oponente.

Para poder alcanzar estas cifras, la firma alemana deberá pagar 59 dólares (48,3 euros) por cada una de las acciones de Reebok, lo que supone una prima del 34,2% para sus propietarios. Adidas asumirá además una deuda de 69 millones. El acuerdo deberá ser aprobado tanto por las autoridades de EE UU, por las de la UE, como por los accionistas de las compañías. Ambas firmas indicaron que la transacción podría cerrarse durante la primera mitad de 2006.

Adidas explicó ayer que, tras la fusión, las marcas seguirán funcionando independiente en el mercado, 'con su gran imagen y reputación', en palabras de Hainer. La operación, aun así, proporcionará unas sinergias de entre 120 y 125 millones en los tres años siguientes a la operación.

El precio anunciado ayer por Hainer supone pagar 10,7 veces el Ebitda de Reebok y 0,9 veces su facturación. Un negocio mejor que el que cerró en 1998, año en que se produjo la última gran compra de Adidas. Entonces, se hizo con la casa francesa de deportes de invierno Salomon por 1.200 millones. Esa adquisición supuso abonar 8,9 veces el Ebitda y 1,1 veces las ventas totales. La adquisición no ha fructificado. En mayo, Adidas anunció la venta de Salomon a Amer Sports por 485 millones.

Además, la operación cuenta con el beneplácito de analistas e inversores. Los títulos de Reebok aceleraron el 30% ayer, hasta 57 dólares. El alza de Adidas fue más modesta, del 7,4%. La mayor parte de analistas calificó de 'caro' -aunque justificado- el precio Paul Fireman, fundador de Reebok, no debe pensar igual, ya que se embolsará 358 millones.

Competición: La rivalidad salta de los terrenos a las cuentas de resultados

¦bull;El precio de compra asciende a 3.100 millones de euros unos 3.800 millones de dólares.

¦bull;Adidas pagará 59 dólares por cada una de los 59,6 millones de acciones de Reebok, lo que supone una prima del 34% con respecto al cierre del martes.

¦bull;Actualmente, Nike -líder del mercado del material deportivo- cuenta con una capitalización de 22.680 millones de dólares, unos 18.590 millones de euros. Ayer subió un 1%.

¦bull;Su principal rival, Adidas, tiene que cubrir una gran distancia para alcanzarle. Vale 7.290 millones de euros en Bolsa. Ayer subió el 7,4%. Reebok vale unos 3.400 millones de dólares (2.790 millones de euros) tras ganar ayer el 30%.

¦bull;La operación concederá a Adidas el 28% del mercado mundial de zapatillas deportivas, frente al 31% de Nike.

¦bull;De 120 a 125 millones. æpermil;sta es la cifra que Adidas calcula que ahorrará en los primeros tres años después de la adquisición.

¦bull;El beneficio de Adidas en el segundo trimestre del año se incrementó el 34% hasta 94 millones. Reebok ganó el 70% más en el período hasta 30 millones. Nike ganó 994 millones en su ejercicio fiscal -que finalizó el 31 de mayo- el 28% más.

Un negocio regido por las estrellas

Pocas industrias dependen tanto de los contratos publicitarios y de esponsorización como la del equipamiento deportivo. Nike destinó el pasado año 1.127 millones de euros, en contratos publicitarios, el 11,3% de la facturación.

El presupuesto de Adidas es más modesto en términos absolutos que el de su rival. La alemana gastó 878 millones en este concepto en 2004. Esta cifra, no obstante, es mayor en términos relativos, al representar el 27,5% de las ventas.

Este dinero se invierte, mayoritariamente, en contratos de los que se convertirán en la imagen de la compañía: Beckham, Tim Duncan, o Marat Safin por parte de Adidas; Ronaldinho, Kobe Bryant, Lance Armstrong o Tiger Woods por Nike; o Iker Casillas o el baloncestista Allen Iverson por Reebok.

La importancia de acertar con estos contratos es tal que Nike debe buena parte de su éxito a su apuesta por Michael Jordan en los 80. En esa época, el baloncesto estaba dominado por Converse, marca que entró en decadencia a partir de entonces. En 2003, sería absorbida por la propia Nike.

Atentos a

¦bull;Adidas invirtió en 2004 el 27,5% de su facturación total en publicidad y patrocinio de deportistas como Beckham o Ronaldinho.

¦bull;Su rival Nike gasta menos en términos relativos, pero más en absolutos: su inversión es de 1.127 millones, el 11,3% de sus ventas totales.