Abogacía

Los bufetes buscan sedes mas grandes por el tirón del negocio

Espacio. Eso es lo que han estado buscando muchos de los grandes despachos españoles a los que sus sedes se les habían quedado pequeñas. El crecimiento del negocio en el mundo de la abogacía ha propiciado la contratación de nuevos profesionales que, en muchos casos, sólo encontraban un lugar para trabajar en otros edificios cercanos a la casa madre.

Algunos despachos de abogados están aún estrenando sede. Es el caso de Roca Junyent, que desde el pasado mes de marzo ocupa unas nuevas oficinas de 700 metros cuadrados en Paseo de la Castellana, en Madrid. ¿La razón del cambio? Según la firma no tiene más explicación que el crecimiento que el bufete ha venido experimentando en Madrid durante los últimos años. A los profesionales del bufete CMS Albiñana & Suárez de Lezo apenas les ha dado tiempo a disfrutar de sus nuevas oficinas de la calle Génova, a las que se trasladaron el pasado 27 de junio. La firma ha tenido que invertir más de 1,5 millones de euros en las obras de acondicionamiento que les van a permitir disponer de 2.500 cuadrados repartidos en dos plantas en un edificio que, según la firma está dotado con los últimos avances informáticos y de telecomunicaciones. La nueva sede, rehabilitada y propiedad del grupo inmobiliario GMP, se encuentra próxima a la Plaza de Colón. Y el cambio supone para el bufete poder aunar a las más de 110 personas que trabajan en el despacho en un mismo edificio.

Hace sólo un par de semanas le tocó el turno a Uría & Menéndez que se trasladó desde varios edificios situados en la madrileña calle de Jorge Juan y alrededores hasta un edificio emblemático construido en 1984 por el arquitecto Eleuterio Población y que fue la antigua sede de Endesa. El bufete ocupará el edificio completo que a partir de ahora será su nueva sede, situada en la calle Príncipe de Vergara, frente al Auditorio Nacional y que ha remodelado y adaptado el arquitecto Rafael de la Hoz.

La tecnología también cuenta

El arquitecto Rafael de la Hoz se ha encargado de la remodelación de las nuevas sedes de Uría y de Garrigues

El socio director de Uría & Menéndez, Rodrigo Uría, asegura que la razón fundamental que les ha llevado a ocupar todo un edificio, que suma un total de 9.469 metros cuadrados repartidos en 11 plantas -más un inmueble anexo con 446 metros cuadrados adicionales- es la de la búsqueda de espacio para sus más de 400 abogados. 'Pero la tecnológica también ha sido una razón importante a la hora de buscar este edificio', señala. Uría Menéndez ha implantado en su nueva sede los más modernos sistemas de telecomunicaciones e informática. Aumentará los sistemas de conexión sin cable wireless; incorporará el e-meeting a los despachos individuales e implantará sistemas de extranet para clientes, entre otras cosas.

Otra de las características que Rodrigo Uría destaca de la nueva sede es la posibilidad de construir despachos del mismo tamaño, ya que las plantas son completamente diáfanas (el diseño de Población hizo que sean las paredes las que aguantan la estructura). 'Antes había muchos celos por el tamaño de los despachos. Ahora serán iguales para todos y así evitaremos peleas', explica Uría.

Pero uno de los aspectos de los que más satisfecho se muestra el socio director del bufete es de la biblioteca que ocupará un anexo delante del edificio principal. 'Se trata de un edificio de tres plantas que estará siempre iluminado, de modo que, en un momento en el que los libros parecen no estar de moda, nosotros vamos a tener 20.000 volúmenes a la vista de todo el mundo. Me gusta la idea de que la gente pueda ver cómo trabajamos. Además, con ello quiero hacer un homenaje a mi padre', asegura Rodrigo Uría.

La filial de Sacyr Vallehermoso, Testa Inmuebles Renta, que es la propietaria del edificio lo ha alquilado al bufete por un periodo de diez años . No obstante, el contrato suscrito entre las dos compañías contempla posibles prórrogas.

Pérez Llorca y Garrigues

Quienes también se encuentran haciendo las maletas son los abogados de Pérez Llorca que a partir del 1 de agosto tendrán su sede en un edificio de 5.000 metros cuadrados repartidos en ocho plantas que se encuentra en la calle Alcalá, entre la Puerta de Alcalá y la Cibeles. 'El traslado está motivado fundamentalmente por necesidades de crecimiento y expansión', explican en la firma que ya se ha mudado en otras tres ocasiones desde su fundación en 1983.

Y quienes aún tardarán unos meses en estrenar su nueva casa son los profesionales de Garrigues que, como en el caso de Uría Menéndez, pasarán a ocupar la antigua sede de una eléctrica. En este caso se trata del edificio que ocupaba Iberdrola en la calle Hermosilla.

El nuevo complejo que albergará a Garrigues consta de cuatro edificios de siete alturas con un atrio cubierto y una zona ajardinada y es también, como en el caso de Uría , obra del arquitecto Rafael de la Hoz. Los 16.000 metros cuadrados de oficinas y las 170 plazas de garaje tratarán de cubrir las necesidades de espacio provocadas, según Garrigues, por el crecimiento registrado en los últimos años , que ha hecho que los profesionales de la firma estuvieran dispersos por diversos edificios.

El traslado está previsto para enero y se realizará, según la firma, de forma escalonada.

Renovarse hasta en el nombre del despacho

Uría & Menéndez no sólo estrenó edificio hace un par de semanas. El bufete ha aprovechado el verano para hacer otros cambios que afectarán a su imagen corporativa.

Fundado en los años cuarenta por Rodrigo Uría González, Catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Complutense, abogado de reconocido prestigio y padre del actual socio director de la firma abandonará su tradicional denominación Uría & Menéndez por la nueva Uría Menéndez.

La nueva imagen comenzará a utilizarse en todas las oficinas del despacho y, especialmente, en la nueva página web (www.uria.com).

El bufete tiene presencia en varias ciudades de España (Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao), en Portugal (Lisboa y Oporto), Londres, Bruselas, Nueva York, São Paulo, Santiago de Chile, Buenos Aires, México DF y Lima.