Seguridad Social

La buena marcha de la economía no evitará los números rojos

El sistema de pensiones entrará en déficit en 2015 si no se hacen reformas y no le salvará de los números rojos ni siquiera la buena marcha de la economía. Así lo indica el Informe de estrategia de España en relación con el futuro de las pensiones, que ha sido elaborado por los técnicos del Ministerio de Trabajo y que ha utilizado unas previsiones de crecimiento para los próximos años parecidas a las que registra la economía española actualmente.

En concreto, los autores de este informe han calculado cuál será el futuro del sistema de pensiones estimando que el PIB crecerá una media del 3,3% anual hasta 2015.

Si bien este crecimiento, que en principio podría parecer propio de una buena marcha de la economía, está calculado con una previsión de inflación del 2% anual, que se ha demostrado ficticia en los últimos años.

Esto supone que si la evolución de los precios no fuera la calculada, el deflactor del PIB recortaría el crecimiento por debajo de las tasas medias mencionadas.

Incluso en el caso de que esto ocurriera, el crecimiento previsto hasta 2020 en el entorno del 3% es una previsión razonablemente optimista que, sin embargo, no evitará que el sistema de pensiones entre en números rojos dentro de diez años.

Otra cosa es lo que ocurrirá a partir de esta fecha. Según Trabajo, a partir de 2015 el crecimiento empezará a frenarse considerablemente y se situará en el 2,2% anual hasta 2020, año en el que el informe del Gobierno asegura que el fondo de reserva para las pensiones se habrá agotado.

Pero las proyecciones de crecimiento de la economía calculadas por Trabajo van más allá de 2020 (que es el año hasta el que han calculado los ingresos y gastos de la Seguridad Social) y son aún más pesimistas, ya que estiman que el crecimiento del PIB hasta 2050 será del 0,8% anual. Siempre si se cumple un aumento de la inflación del 2%.

Por lo que respecta a las estimaciones de creación de empleo, Trabajo espera que en los próximos cinco años, es decir desde ahora hasta 2010, la ocupación avanzará una media del 1,6% anual. Pero las previsiones para los cinco años siguientes, hasta 2015, indican que el número de puestos de trabajo aumentará un 0,9% anual.

Con estos avances del empleo la tasa de ocupación, actualmente fijada en un 62,8%, pasará al 66,4% en 2010 y al 70% en 2015, con lo que se superarán los veinte millones de ocupados en España.

Las previsiones de llegada de inmigrantes hechas por el departamento que dirige Jesús Caldera son acordes con las prudentes estimaciones del empleo.

Así, Trabajo espera un fuerte freno en la llegada de trabajadores extranjeros a partir de 2007. Hasta entonces llegarán a España más de 400.000 inmigrantes anuales, pero en el año citado la entrada de estos trabajadores cae a 191.000. En los ejercicios posteriores sigue descendiendo la entrada de extranjeros hasta situarse en una media de 109.000 al año estimada para el periodo 2010-2050.

Además, este escenario macroeconómico hay que enmarcarlo dentro de las previsiones demográficas. Según las proyecciones hechas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) utilizadas por Trabajo, la población española que ahora asciende a 43,5 millones de personas se situará en 45,7 millones en 2015.

Pero lo que más afecta a las pensiones es que la población mayor de 65 años, que hoy representa el 16% pasará a ser cerca del 19% en 2015. A esto hay que añadir un sustancial aumento en la esperanza de vida.

Con todo ello, el porcentaje de gasto en pensiones sobre el PIB, que ahora es del 7,7%, aumentará hasta el 8% en 2015 y al 10% en 2030.