_
_
_
_
IBEX35

El Ibex cede un 0,02%, pero logra salvar los 10.000 puntos

El Ibex y el OMX de Estocolmo fueron ayer los dos únicos índices europeos que cerraron a la baja. El índice español cayó un mínimo 0,02%, que le bastó para concluir por encima de los 10.000 puntos por quinta jornada consecutiva. La debilidad generalizada se vio amortiguada por el tirón de las petroleras, que ganaron de media más de un 2%.

La hora de rendir cuentas ha llegado para las grandes petroleras. Conoco Phillips presentará resultados mañana y el mercado apuesta por un aumento del 40% en los beneficios, según el sondeo de Thomson Financial. El jueves será el turno de Exxon Mobil, la mayor empresa del mundo por capitalización de mercado, y se espera también un aumento de beneficios del 40%. El viernes publicará Chevron, para la que las proyecciones son de un crecimiento de beneficios del 10%. Estas buenas perspectivas hicieron que el sector de petroleras fuera ayer el único en tirar del mercado. Ninguna gran Bolsa ganó más de un 1% y en Wall Street abundaron las pérdidas, el Nasdaq cayó un 0,6% y el S&P 500, un 0,38%. Por contra, las tres grandes petroleras de EE UU ganaron cerca de un 1%, mientras que el avance medio en Europa superó el 2%.

En cuanto a los índices, los mejores resultados en Europa fueron para Londres (+0,55%) y Milán (+0,22%). En España, Cepsa subió un 3,13% y Repsol ganó un 1,45%. Fue precisamente el alza de Repsol, junto a la de Santander (+0,6%) lo que minimizó las pérdidas del Ibex. El índice español cedió un 0,02% y cerró en 10.017,1 puntos, la quinta sesión consecutiva por encima de los 10.000. Con todo, 22 valores concluyeron a la baja; destacaron las caídas de Gamesa (-2,16%), Acciona (-1,4%) e Iberia, que cedió un 1,23%.

El índice ha ganado 1.000 puntos en menos de tres meses. Si este ritmo se mantuviera durante el resto del año, el Ibex cerraría cerca de los 11.300, algo no visto desde otoño del año 2000. Pero las apuestas más optimistas de los analistas no pasan de los 10.700 puntos.

La crisis política pasa factura en Brasil

La Bolsa de São Paulo, que hasta ahora parecía blindada contra la crisis política que vive Brasil, ha empezado a resentirse. Después de que el viernes cerrara con una caída del 1,75%, el Bovespa terminó cediendo ayer un 3,3%, el mayor descenso en un mes, informa Patricia Caro, desde Río de Janeiro. Hasta ahora los inversores habían hecho caso omiso a los escándalos de corrupción que cercan al gobernante Partido de los Trabajadores y su confianza había estado sostenida por la estabilidad macroeconómica. Pero el goteo de revelaciones de uso ilícito de fondos públicos y sobornos a políticos empieza a hacer mella, sobre todo después de que el fin de semana la revista Veja denunciara que el escándalo llega hasta el presidente, Lula da Silva, que hasta ahora todavía no había sido cuestionado. El sentimiento negativo se extendió en la región y las pérdidas se extendieron a las plazas de México (-1,3%) y Buenos Aires (-1,9%).

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_