Fondos

Los gestores ven infravalorada la Bolsa pese al último 'rally'

El optimismo empieza a regresar a los gestores de fondos. En la encuesta mensual de Merrill Lynch, el porcentaje de entrevistados que cree que la economía irá a peor ha descendido hasta casi igualarse con el de los que creen que mejorará. Los gestores insisten en que las Bolsas están infravaloradas, lo que abre la puerta a más subidas.

Sólo un 14% de los gestores de fondos entrevistados por Merrill Lynch cree que las Bolsas están sobrevaloradas. De hecho, el 42% de los gestores reconoce estar sobreponderado en renta variable, un aumento de cinco puntos porcentuales en dos meses. Además, las perspectivas económicas han mejorado. Aún hay más gestores pesimistas que optimistas, pero si en junio la diferencia -el saldo neto- era del 34%, este mes es del 5% (43% pesimistas, 38% optimistas), a pesar de que la encuesta se terminó de realizar después de los atentados de Londres. De la misma forma, el saldo neto de aquellos que creen que los beneficios empeorarán frente a los que esperan una mejora ha pasado del 33% al 19%.

'Las expectativas de crecimiento económico, de beneficios empresariales y de ingresos se han recuperado este mes', reconoce David Bowers, jefe de estrategia de renta variable de Merrill Lynch. La cruz de la moneda son los tipos. 'Los inversores de la Fed creen que ahora que los tipos deberían subir ahora hasta el 3,8% o 3,9% para que la Reserva Federal tenga una política neutral'.

Un saldo neto de un 35% de los entrevistados cree que la renta variable europea está infravalorada, frente al 21% que pensaba lo mismo en junio. A pesar de ello, los gestores de fondos siguen decantándose por Japón y los mercados emergentes, antes que la eurozona. Por sectores, las favoritas son energéticas y farmacéuticas.

Los sectores de energía y farmacia son los preferidos por los inversores

La encuesta dedica un apartado especial a las elecciones de Alemania, donde Angela Merkel es la favorita para derrotar al canciller, Gerhard Schröder. A la pregunta sobre si la victoria de la candidata conservadora aceleraría las reformas pendientes en Alemania, un 61% de los encuestados responde afirmativamente.

En claro reflejo de los problemas de Alemania, el motor económico de Europa, el euro se ha depreciado ya más de un 10% en lo que va de año. Los inversores apuestan a que ésta senda de debilidad continuará en los próximos 12 meses.