Franquicias

Tea Shop planea nuevas fórmulas para vender la cultura del té

El nuevo equipo de Tea Shop, liderado por Enrique Clarós, ex directivo de Agrolimen, está en plena ebullición. Además de la cadena de tiendas especializada en la venta de té de calidad, planean desarrollar otra de restaurantes y una más de establecimientos de degustación. El punto común a todas ellas es la cultura del té.

Los 26 establecimientos que actualmente tiene la cadena Tea Shop son sólo el punto de partida para desarrollar otros nuevos conceptos de negocio. En ello está trabajando el nuevo equipo directivo de la enseña especializada en la comercialización de té fresco a granel y de accesorios.

La compañía, que abrió la primera tienda en 1990, puso en marcha el año pasado un plan de reestructuración con un nuevo equipo directivo que encabeza Enrique Clarós, ex director comercial y de marketing de Pans & Company y de Bocatta (enseñas integradas en The Eat Group, filial de Agrolimen). La idea es desarrollar 'un ambicioso e innovador plan estratégico orientado a obtener un acercamiento más eficaz a los amantes del té, respetando los valores asociados a esta bebida', según la empresa.

En este contexto se enmarca no sólo el crecimiento de Tea Shop y la apertura de nuevos establecimientos, sino también el desarrollo de otras fórmulas comerciales nuevas que están ahora en proceso de gestación. 'En Barcelona ya tenemos un T-Room, que es un restaurante con tienda especializada, cuyo modelo estamos ajustando', comenta Enrique Clarós. También están diseñando un nuevo concepto de tienda 'más global en torno a la experiencia del té' que incluirá degustación de productos, señala el director general.

'Tenemos claro que debemos estar avanzando siempre y con la perspectiva de una mejora continua dentro de la empresa, pero creemos más en la evolución que en la revolución, por eso no queremos romper con nuestro modelo actual que está funcionando muy bien', puntualiza. La idea es cambiar y adaptarse en la medida que lo reclame el mercado y, por eso, ya están pensando en un nuevo formato que se pondrá en marcha a finales de este año o principios de 2006 en Barcelona o Madrid.

Tea Shop fue fundada hace 15 años por Per Sundmalm, un sueco experto en té que llegó a España a mediados de los 80 y decidió crear una cadena de tiendas especializadas ante la dificultad de encontrar un té de buena calidad. Hoy, la cadena, de ambientación colonial, está en pleno proceso de expansión. En 2004 abrió siete locales.

Medio centenar de tiendas en dos años

Desde que en 1996 se empezó a crear la red de tiendas, Tea Shop ha logrado mantener una media de apertura anual de siete a ocho establecimientos. Para este ejercicio está prevista la inauguración de cuatro a cinco tiendas emblemáticas que situarán en 32 el total a fin de año. En un horizonte a medio plazo (a finales de 2007), la enseña espera alcanzar el medio centenar de locales. La facturación de la cadena rondó el año pasado los seis millones de euros (un 35% más que el ejercicio anterior), con una media por tienda de 180.000 a 300.000 euros según el tipo de local y la población en la que esté ubicado.

Tea Shop es líder nacional en venta de té fresco a granel y ocupa el cuarto puesto en el ranking europeo.