Sentencia

El juez anula la indemnización de 1.122 millones que el Fondo de Garantía debía abonar por la quiebra del Valladolid

El juez que instruye la causa del Banco de Valladolid ha declarado nulas todas las actuaciones que obligaban a pagar al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) una indemnización de 1.122 millones de euros al ex propietario de la entidad Domingo López Alonso.

El magistrado Joaquín Ebile ha dado ¢por concluido" el procedimiento de la ejecución y archiva estas actuaciones, tal y como había reclamado el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) -el pagador- en varios recursos.

Con esta resolución, el juez da por cerrada una causa que, de haber seguido adelante, podría haber dejado muy mermados los fondos que acumula el FGD para atender a las crisis bancarias. No obstante, sobre esta decisión cabe recurso de apelación.

¢Largo, complejo y cansino¢

El juez, que había suspendido en febrero pasado el pago de la indemnización hasta que resolviera los recursos del Fondo, califica de "largo, complejo y cansino" el contencioso mantenido desde el año 1981 por Domingo López Alonso y el FGD.

Advierte, además, al ex propietario del Banco Valladolid que el cálculo de intereses que había originado esa millonaria cuantía requeriría, en todo caso, "una liquidación judicial" que fije "el importe exacto".

La reclamación de López Alonso "no puede hacerse directamente por la vía ejecutiva, por lo que, según el juez, "están viciados" tanto el auto que despacha la ejecución (octubre de 2004) como "la misma ejecución despachada".

A juicio del magistrado Joaquín Ebile, "no se está en el supuesto de una subsanación por defecto o deficiencia de título ejecutivo, sino de carencia total de éste".

De esta manera, el juez no sólo rechaza el cálculo de los intereses propuesto por López Alonso, sino que también niega la posibilidad de que se cifren de nuevo, porque la sentencia que condenaba al Fondo "no es dineraria" y, por tanto, no da derecho al cobro de cuantía alguna.

De esta manera, el juez da la razón al Fondo, que ha defendido en este proceso que no tenía sentido que se le obligara a pagar una indemnización de 26,5 millones de euros al ex propietario del Banco de Valladolid y, por tanto, mucho menos, otros 1.122 millones de intereses por esa cuantía.

De 1.122 billones a nada

Frente a los argumentos del Fondo, el ex propietario del Valladolid aseguraba que entregó todo su patrimonio para avalar los activos y pasivos del banco intervenido y que, al no ser necesario ejecutar el aval porque la entidad gozaba de plena salud, ahora deben devolverlo con los intereses correspondientes.

Con esta resolución, que no condena a pagar costas a ninguna de las partes, concluye por el momento un procedimiento que alarmó a la opinión pública a finales de 2004, ya que el juez en un primer momento decretó que la indemnización ascendía a 1.122 billones.

Posteriormente, la rectificó y la dejó en 1.122 millones, pero aún así suponía la mayor indemnización instada por un juzgado en España. El Juzgado tendría que devolver al Fondo el aval de un millón de euros que tuvo que prestar mientras se resolvían sus recursos.

Además, el organismo público está a la espera de que la Audiencia Provincial de Madrid resuelva las alegaciones presentadas contra el pago de los 26,5 millones de euros que ya tuvo que realizar a Domingo López Alonso por la misma causa.