CincoSentidos

Músicas de todo el mundo en los festivales de verano

Desde el pop rock alternativo a los sonidos más clasicos. Todo cabe en el cartel de música estival

Más de 400.000 personas asistieron el año pasado a alguno de los macrofestivales que se celebraron en España durante los meses de verano, según datos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Desde que el Primavera Sound pusiera en marcha hace ya un par de meses la maquinaria, los acontecimientos musicales se han ido sucediendo por todo el territorio. Y lo que está por llegar. Los festivales se han convertido ya en parte del panorama estival español. Y los hay para todos los gustos, desde los que apuestan por el pop-rock más alternativo, como el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), a los que buscan las voces más difíciles de escuchar en España, como el Pirineos Sur o La Mar de Músicas. Entre medias, encuentros ya clásicos de las noches de julio en el País Vasco, donde los festivales de jazz prácticamente se suceden.

El anuario de la SGAE de 2005 recoge un total de 19 festivales -referidos únicamente a lo que el organismo denomina música popular; es decir, no abarca el jazz, por ejemplo- que divide en macrofestivales, festivales de asistencia masiva y festivales de larga duración. La lista se va haciendo cada vez más larga, si bien alguno se cae de un año para otro, ya que no todas las iniciativas se consolidan.

Sin embargo, algunos eventos ya han conseguido superar las fronteras y convertirse en cita para los seguidores de la música que en ellos suena. Uno de ellos es el Sónar, que ya se ha celebrado este año en Barcelona, y que en 2004, en sus tres días de duración, congregó a 41.663 personas en las sesiones del evento de música electrónica, sólo superado por el FIB, que en su décima edición congregó a 43.962 espectadores, en este caso en los cuatro días que duró el festival.

El FIB es el festival que más recaudó el año pasado, 3,13 millones de euros sólo con las entradas. Le sigue el Sónar, con 1,6 millones. En total, entre los 19 eventos, los 437.165 espectadores se dejaron en taquilla 11,3 millones de euros. Comparado con los grandes conciertos que se suceden a lo largo del año en distintas ciudades españolas pueden parecer pocos espectadores. El grupo heavy Metallica consiguió reunir el año pasado en Zaragoza a 32.999 espectadores. Fue el concierto más visto, aunque no el que más recaudó, récord que queda para Paul McCartney que ingresó en la taquilla del Estadio de la Peineta, en Madrid, 1,32 millones.

Pero son momentos puntuales. La ventaja de los festivales es que permiten disfrutar durante unos días de un número casi inabarcable de actuaciones que, en muchos casos, sería imposible ver en España. Y si no que se lo pregunten a los seguidores de la música étnica, por ejemplo, que gracias a La Mar de Músicas han podido descubrir los sonidos de Turquía.

Las vacaciones permiten dejar los rigores de la oficina en casa y, con unas chanclas y ropa cómoda, prepararse para recibir una descarga de decibelios que debe servir para recargar pilas y descargar tensión. Todo el mundo cabe en el cartel musical del verano.

Oasis, The Cure y Kane, en el FIB

¦bull; El Festival de Benicàssim cruza el umbral de los 10 años y se adentra en su edición número 11 con su apuesta por la música independiente. Cuatro escenarios que se reparten decenas de conciertos del viernes 5 al domingo 7 de agosto. Este año, encabezan el cartel del primer día los ya míticos The Cure, el grupo de Robert Smith, que sin duda hará las delicias de los nostálgicos de los ochenta.

¦bull; Los británicos Kane y Lemonheads cerrarán las actuaciones del sábado. Los primeros son fruto de unos años, los del brit-pop, en los que triunfaron los segundos. Es quizá la esencia fundacional del FIB, la explosión del pop en la Gran Bretaña de los 90.

¦bull; Y si algún grupo representa bien aquella época es Oasis. La banda de los hermanos Liam y Noel Gallagher acude por primera vez a un festival por el que ya han pasado prácticamente todos los grupos que marcaron aquellos años. El domingo serán las estrellas.

¦bull; Hoy mismo se celebra uno de los festivales más impactantes de la escena estival. El Monegros Desert Festival también cumple 11 años. Desde las cinco y media de la tarde en las tórridas arenas de esta zona aragonesa empiezan 20 horas con más de 100 músicos y djs. Sven Väth o Jeff Mills, entre los que animarán la rave.

¦bull; Y una propuesta diferente. La que ofrece Contempopránea, el festival que el 29 y 30 de julio se celebra en Alburquerque (Badajoz). Sólo pop español independiente. Este año, homenaje los míticos Flechazos. En el escenario, Fangoria, Australian Blonde, Astrud o Cooper, el grupo que creó Alejandro Díez tras Los Flechazos.

Propuestas: Del jazz al soul, pasando por la música étnica

Jazzaldia cumple 40 años

El Festival de Jazz de San Sebastián (del 22 al 27 de julio) llega a su 40 edición recordando algunos de los momentos más brillantes de la historia del Festival. El cartel preparado para este año es tan espectacular que sólo la lista de actuaciones habla por sí misma: Joe Cocker, Keith Jarrett, Van Morrison, Gilberto Gil, Phil Woods, Roberta Flack, Mingus Big Band, Bebo Valdés y Eric Burdon.

Pirineos Sur

Huesca vuelve a recibir las propuestas de Pirineos Sur, que el pasado viernes inició, dentro de su programación que dura todo el mes, unas jornadas dedicadas a la música de las fronteras de América del Norte. Para finales de mes aún quedan los conciertos de Ismaël Lo, el 28 de julio, o de Madredeus, el 29, entre muchos otros.

Benidorm Music Meeting

La capital turística valenciana se apunta a la moda de los festivales con el Benidorm Music Meeting. Entre el 29 y el 31 de julio, el estadio municipal de Les Foietes acoge varios conciertos que navegan desde el pop independiente, a la música electrónica. Curiosa resultará la reacción del público ante un mito viviente como James Brown. A sus 72 años, el padrino del soul vuelve a España y a buen seguro que para recordar éxitos como I feel good, Sex Machine, Please, please, please o It's a man's world.