Mercados

Las acciones de Terra cotizan hoy por última vez en la Bolsa

La fusión con Telefónica es algo más que el fin de Terra. Es la vuelta al origen, el cierre de un círculo con tintes de parábola o novela de aventuras. Telefónica inventó Terra, y la filial sólo tardó tres meteóricos meses en marcar una etapa del capitalismo popular en España. Después vino la crisis, una de las caídas más duras que se recuerdan, y luego el olvido, una suerte de limbo de los justos salpicado por la polémica. Fuera de los circuitos de analistas y gestores, Terra sólo protagonizaba noticias por las denuncias y las protestas de los accionistas, antes de volver a la matriz de donde salió.

En cierto modo Terra es ya a partes iguales una acción y el icono de una época y de una forma de entender la Bolsa. Así que cuando hoy a las 17.35 horas marque su último precio se habrá elevado, definitivamente, a la categoría de mito. Fiel a su historia, Terra se va agitada. Tras lanzar una opa en metálico en 2003 Telefónica, ya con el 75% del capital en las manos, propuso una fusión. Una operación que saca a Terra de Bolsa sin el trámite de una opa de exclusión y que ha sido examinada con lupa por la CNMV y denunciada en los juzgados.

Terra nunca ha sido protagonista por su negocio. Entre otras cosas, porque nunca ha tenido mucho. Sólo declaró beneficios en 2004, poco después de anunciarse la fusión, y fue gracias a un crédito fiscal generado por la venta de Lycos. Las pérdidas, por otro lado, sólo se reducían por la jibarización de la empresa. Cada año Terra era más pequeña, ingresaba y gastaba menos, y perdía menos, pero no mejoraba.

Bastaron tres meses para que el valor se convirtiese en el símbolo de una etapa

Terra nunca ha sido protagonista por su negocio, porque nunca tuvo mucho

'Lo hemos dicho en los dos procesos penales abiertos, una por la opa y otro por estafa, y por cierto espero que los jueces aprendan de Estados Unidos en referencia a la condena a 25 años del ex presidente de Worldcom. La acción fue manipulada y se le despojó del negocio al incumplir el contrato de ADSL de Telefónica y Terra', explica Manuel Pardos, presidente de Adicae, que afirma representar a 5.000 accionistas.

Quien comprase 1.000 euros de Terra en la salida a Bolsa de noviembre de 1999 llegó a tener 12.340 euros el 14 de febrero de 2000. Quien comprase 1.000 euros ese día tiene hoy 20, sin dividendos. El Ibex, en este periodo, cae menos del 25%. Cuando Terra cotizaba a más de 100 euros los analistas vislumbraban subidas, y cuando bajó a menos de 10 aconsejaron vender.

'La gente tiene que entender que en la Bolsa no se promete nada. Es un activo con riesgo', explica un gestor de fondos, 'a toro pasado se ven muy bien las cosas, pero las empresas a veces aciertan y a veces se equivocan'. Terra fue un fiasco, pero no el único de la burbuja de internet. La propia Telefónica gastó 9.000 millones de euros en una licencia de telefonía móvil en Alemania que nunca utilizó. Javier Alonso, de BNP Paribas, señala que quien compró Terra por encima de 100 euros sin conocer la empresa lo hizo por codicia. 'Además, como Terra ponderaba en el Ibex por todo su valor en Bolsa, pesaba más que BBV con sólo un 9% de sus acciones en circulación. Eso estranguló la cotización'.

Explicaciones técnicas aparte, Terra simbolizó el dinero fácil en la Bolsa, la posibilidad de hacerse millonario en días. Concentró en una sola acción la burbuja derivada de la fiebre tecnológica que en Estados Unidos, generó centenares de nuevas empresas. 'Las motos de Telepizza valían mucho porque servían para llevar cosas pedidas por internet', resume Javier Alonso. Terra, además, sentó las bases de nuevas burbujas como Tafisa, que llegó a valer más que Ferrovial.

En los últimos años los valores de internet de EE UU han revivido. Yahoo o eBay han consolidado su negocio y mejorado en Bolsa. Preguntarse si Terra podría haber hecho lo mismo es una especulación inútil. Pero en el mercado, si bien nadie compra los argumentos de los accionistas indignados -'cuando ganan dinero no proponen devolverlo'- ni se piensa que Terra valga ahora mucho más de tres euros, sí se considera que hay cosas que se podrían haber hecho mejor, tanto en la gestión de la compañía -en el último trimestre de 2004 Terra perdió clientes en el efervescente mercado de ADSL- como en las últimas operaciones. 'Podrían haber anunciado el último dividendo de 0,6 euros al comunicar la ecuación de canje, y no 15 días después', apunta Alonso.

Pero estas cuestiones se olvidarán con rapidez. Terra ya no cotiza en Bolsa, pero ha dejado más poso en el imaginario colectivo que ninguna otra acción desde las matildes de los años 70. Terminar su existencia volviendo a allí de donde salió es un epílogo doloroso para el accionista, pero coherente con su historia bursátil.

Las cifras de una fiebre

¦bull;Fue la mejor salida a Bolsa del mercado español. Subió un 231% el primer día, aunque por aquel entonces no eran extrañas las colocaciones de empresas de internet con subidas de este calibre.

¦bull;Un 1.234% subió el valor sobre el precio de colocación, 11,81 euros, en noviembre de 1999 hasta el 14 de febrero de 2000, fecha de máximo histórico intradía en 157,6 euros.

¦bull;Cuando el valor estaba en la zona de los 100 euros algunas firmas de análisis establecieron precios objetivo cercanos a los 200 euros. El consenso fue de compra durante los meses posteriores al máximo.

¦bull;El valor llegó a valer 39.130 millones de euros al cierre de la sesión del 25 de febrero de 2000. El día 14 de ese mes fue, por unas horas, el segundo valor de la Bolsa, por delante de BBVA, Santander o Repsol

¦bull;La compra de Lycos supuso una operación de 12.500 millones de dólares -en el momento del anuncio- vía intercambio de acciones. Telefónica inyectó 2.200 millones de euros en la filial como parte del acuerdo.

¦bull;Ha perdido 3.217 millones de euros en seis años. Sólo obtuvo beneficios en 2004 por un crédito fiscal.

¦bull;Un 96% ha perdido hasta los 3,04 euros de ayer, teniendo en cuenta el dividendo de dos euros pagado el año pasado. Sin este ajuste, cae el 98%.