Industria automotriz

La Justicia alemana investiga a seis empresas del entorno de Volkswagen por corrupción

La Justicia alemana está investigando a seis empresas del entorno de la fabricante de automóviles Volkswagen, por la presunta implicación de ésta en una trama de sobornos. Según informan hoy varios medios de comunicación alemanes, la fiscalía considera que el entramado de compañías relacionadas con un antiguo cargo de la filial Skoda, Helmuth Schuster, tiene mucha relevancia en el escándalo.

La investigación apunta a que fue Schuster quien tuvo la idea a comienzos de 2001­junto con otros directivos de Wolkswagen- de crear una serie de compañías destinadas a conseguir pedidos para la automovilística. Ese entramado está formado, al parecer, por un holding de empresas llamado Impesa, con sedes en India, Angola, la República Checa, Luxemburgo y Suiza, y con base en la ciudad suiza de Neuchatel.

La fiscalía explica que cree que varias de estas empresas, así como algunos empleados de la fabricante, podrían haber recibido dinero procedente de Volkswagen o Skoda. Sospecha también que la dirección de Volkswagen sobornó con lujosos viajes y visitas a burdeles en Copacabana (Brasil) durante años a los miembros del consejo de vigilancia de la compañía.

Entre los investigados está, además del propio Schuster, el antiguo presidente del comité de empresa, Klaus Volker. Se da la circunstancia de que Volker era también miembro del consejo de vigilancia de la empresa, y hasta la fecha se le consideraba como uno de los sindicalistas germanos con más influencia.

Cercano a un asesor de Schröder

En cuanto a Schuster, de 51 años, y que desde 2001 formaba parte de la cúpula directiva de Volkswagen, la empresa le investiga por haber exigido comisiones en metálico a las suministradoras de la matriz que querían asegurarse lucrativos pedidos del fabricante automovilístico en India.

Sólo en ese país, Schuster pudo haber cobrado 3 millones de euros (3,5 millones de dólares) tras prometer a un gobierno regional indio la construcción de una fábrica de Volkswagen, según publica el diario Sueddeutsche Zeitung.

Los medios alemanes recuerdan que este directivo de Skoda era uno de los hombres de confianza del actual director de personal de Volkswagen, Peter Hartz, que es a su vez uno de los asesores del canciller alemán, Gerhard Schröder. Hartz es considerado como el artífice de la reforma social y de empleo que la coalición gubernamental ha aplicado.