Buen gobierno

El voto electrónico se extiende en las juntas generales

Ferrovial es una de las empresas españolas que se ha lanzado a experimentar con el voto electrónico en su junta de este año. El resultado fue de cero votos. La falta de familiaridad con los medios electrónicos es la principal barrera que hace que los accionistas sigan prefiriendo el correo postal a la hora de emitir sus votos a distancia, lo que no ha impedido que más de la mitad del Ibex 35 ya tenga preparados sus canales telemáticos.

Son ya más de la mitad, en concreto 19 de las principales empresas españolas, las que han admitido votos o la delegación del voto a través de internet, el correo electrónico y hasta por el teléfono móvil en las juntas de este año cuando en 2004 sólo sumaban cinco.

Las corporaciones se han tomado en serio la recomendación de la Ley de Transparencia de facilitar todos los medios posibles para permitir el voto a distancia. Todas han modificado ya sus estatutos y las más lanzadas han puesto en marcha los sistemas pertinentes.

'Hemos notado muchísimo interés, principalmente por saber qué ha pasado y cómo lo han hecho quienes se han decidido a ponerlo en marcha', comenta Ángel González, responsable de Elecciones Privadas de Indra, quien tiene un servicio que permite la organización global de juntas, que ya cuenta con 12 importantes clientes. González cree que la demanda definitiva de este sistema se verá a final de año para que estén listos para las juntas de 2006.

Pero quienes aún fallan ante la llamada del voto electrónico son los propios accionistas. Ferrovial se ha estrenado con cero participantes, aunque su filial Cintra, registró 7 votos y dos delegaciones. Unión Fenosa, en su segundo intento, sólo ha logrado 3 votos válidos. Iberia ha tenido más éxito con 26 votos, mientras que Bankinter se lleva el oro en participación con 806 votos válidos a través de internet y 494 accionistas que emitieron su juicio a través del teléfono móvil.

Sin embargo, todos se muestran satisfechos con los resultados. 'Es una cuestión de tiempo', asegura Ramón Novo, secretario general y del Consejo de Unión Fenosa, quien asegura que habrá una progresión natural en el uso según los accionistas se habitúen a los nuevos sistemas. Otros, como Telefónica y todas sus filiales, han preferido esperar a que el voto electrónico no sea tan residual.

Una de las barreras que provoca el rechazo de los usuarios es el uso de certificados de seguridad como el de la Fábrica de la Moneda y Timbre o de Ceres, que son el mecanismo que mejor garantiza a día de hoy la identificación en las transacciones electrónicas, pero que exigen la presencia física del usuario para ser emitidos previamente por una tercera parte. En Indra vieron cómo de los cerca de 200 accesos que tuvieron a su sistema web, sólo 57 se tradujeron en votos, pues muchos se echaban atrás al ver que se requería este tipo de certificación.

Los bancos han sabido solventar estos problemas de certificación, pues gran parte de sus accionistas son también clientes, por lo que se les identifica más fácilmente incluso por sus contratos de banca a distancia. De hecho, sólo uno de los bancos del Ibex no ha utilizado el voto electrónico en sus juntas.

La falta de votos no resta optimismo

Ferrovial

'Ha habido muchos votos que no se han dado por válidos', aseguran fuentes internas de Ferrovial, para quien el resultado de cero votos en su primera experiencia de voto electrónico no la ensombrece. Al contrario, cree que es 'muy positiva pues hemos conseguido la implantación de medios electrónicos en el desarrollo de la junta general'.

El hecho de solicitar un certificado de seguridad y lo novedoso del sistema son las causas que explican estos resultados.

Cintra ha logrado una participación mayor que explican por 'ser una empresa que había iniciado su cotización seis meses antes y su primera junta como empresa cotizada ha despertado mayor interés'.

Unión Fenosa

'Han aumentado un 300%' dice optimista Ramón Novo, secretario general de Unión Fenosa al comentar que el número de votos ha pasado de uno a tres del año pasado a éste.

'Nuestra obligación es facilitar la vida al accionista', añade Novo que cree que es el deber de la empresa fomentar todas las vías para que los accionistas participen activamente en la gestión de la empresa, las usen o no. Unión Fenosa ha optado por desarrollar su propio sistema basado en una hoja de Excell y un certificado para el correo. 'Es un sistema sencillo y seguro', dice Novo, que cree que no usarán nada más sofisticado hasta que no haya un volumen mayor de votos electrónicos.

Iberia

'Ha sido más que satisfactorio', aseguran fuentes oficiales de Iberia al analizar el nivel de participación que cree que ha sido mucho mayor gracias a que la compañía ha planteado vías de votación alternativas a la presencial. 'A la Junta de 2004 asistieron 279 accionistas, mientras que este año han sido 1.020 los que han registrado sus derechos a voto, de los cuales 738 lo hicieron a distancia'. En concreto, por correo electrónico han recibido 138.979 votos que corresponden a 26 accionistas.

'Es una cantidad muy significativa si se tiene en cuenta el número de accionistas de Iberia y, sobre todo, que ha sido el primer año', sopesan.

Bankinter

El 10,5% de los votos de su junta se recibieron por internet y un 6,5% de ellos se recibieron vía móvil. Bankinter cree que uno de sus fuertes es que la gran parte de sus accionistas son también clientes, que están muy habituados a operar con medios telemáticos. De hecho, el 50% de sus transacciones se realizan por internet y un 2% a través del móvil.

Para facilitar el voto, este banco opta por usar su tarjeta de coordenadas que utilizan desde hace 12 años para identificar a sus usuarios, para quienes no son clientes les envían una clave personal de seguridad. 'El móvil es mucho más directo y fácil, basta con responder a un SMS', comentan fuentes internas.

El contraste con Iberclear, aún por homogeneizar

Entre las cuestiones técnicas que quedan por resolver en materia de voto electrónico la verificación de datos con el registro X-25 de Iberclear es la que más preocupación despierta. Este es el único sistema que tienen las corporaciones para saber si el accionista tiene las acciones que asegura tener en el momento de la celebración de la junta, pero la mayor parte de los responsables de sistemas aseguran que este proceso resulta dificultoso dado que no existe una homogeneidad para identificar los datos.

'Muchas veces las listas de depósitos certificadas por los bancos no corresponden con las de Iberclear. El contraste se convierte en una tarea complicada. La información no es homogénea y a veces no coincide ni el número de sucursal', comenta Ángel González, responsable de los sistemas de voto privado de Indra. 'Habría que poner en marcha un registro central único', propone González para quien el X-25 resulta un sistema anticuado que entorpece el avance de los sistemas telemáticos de votación. En cierto sentido coincide con el secretario general de Unión Fenosa, Ramón Novo, quien reconoce que en muchas ocasiones se han visto obligados a llamar personalmente a sus accionistas para aclarar ciertos datos.

'Es mejorable, pero es un buen sistema', asegura Novo.

'Hay que poner las máximas facilidades', defiende González, para que los accionistas se animen a probar con los medios electrónico, pero para ello deben ser más sencillos que el correo postal, algo que en muchas ocasiones no sucede hoy por hoy, 'a pesar de que es un sistema que está a años luz en cuanto a seguridad', añade.