Derivados

Todos los factores que provocan ajustes en el precio

Una de las características de las acciones es que se ven afectadas por lo que se conoce como 'hechos relevantes'. æpermil;stos se suelen conocer con total certeza y transparencia con sólo unas pocas semanas de anticipación y provocan realizar ajustes en el precio, cantidad o multiplicador en sus correspondientes productos derivados (opciones, futuros, warrants) para que no se produzca una alteración económica en la valoración del derivado en cuestión. Estos ajustes también se realizan en los índices bursátiles.

Los hechos relevantes más frecuentes son las ampliaciones de capital, los splits y los dividendos extraordinarios. En el primer caso el ajuste se realiza para que las posiciones no se vean perjudicadas por la dilución que se produce al aumentar el número de acciones en circulación (en una ampliación de capital de 1 por 10 donde teníamos 100 acciones se pasa a tener 110 pero el precio por acción no se ve alterado), la ecuación de ajuste dependerá de que la ampliación sea liberada (sin aportaciones económicas), parcialmente liberada o no liberada (por ejemplo 1 por 10 más un euro por acción nueva). En los splits el ajuste es literal (split en inglés quiere decir dividir) y para ello se multiplica el número de acciones por el ratio que haya decidido la empresa y se divide el precio del activo por ese mismo ratio. Se suele realizar un split cuando el precio de la acción es elevado buscando que sea más ágil la negociación de los títulos y por tanto con mayor liquidez.

El tercer hecho relevante es el de los dividendos extraordinarios, la mayoría de los índices bursátiles no se ajustan por dividendos ordinarios (a cuenta y complementarios) y por tanto tampoco se realizan ajustes en los productos derivados relacionados, pero cuando el dividendo es extraordinario sí se realizan ajustes porque es un flujo que se va a producir pero que no se conocía con anticipación. Recientemente Telefónica ha repartido un dividendo extraordinario en acciones propias de 1 por 25, esto quiere decir que por cada 25 acciones que teníamos nos ha regalado una acción más. Utilizamos este caso para ver los ajustes que se han producido en los derivados sobre Telefónica. El número de contratos de futuros u opciones que tenemos sobre Telefónica debería reflejar el mismo efecto que se produce en las acciones, pero en el caso de los derivados esto se corrige a través del multiplicador: si antes teníamos un futuro con un multiplicador de 100 ahora pasaremos a tener un futuro con un multiplicador que refleje que donde antes había 25 ahora hay 26, es decir 100/25 x26 = 104; el precio de origen también lo tendremos que modificar para que no se vea alterada la valoración de nuestra posición, reflejando el efecto de que esa acción nueva nos la han dado a cero euros, el precio de Telefónica se vió corregido de 13,99 a (25x13,99+1x0) / (25+1) = 13,45, de igual forma corregiremos nuestro precio inicial del futuro (o el precio de ejercicio si estuviéramos hablando de opciones) en la misma proporción 1/26 = 0,96153846.