Fondos

Tercer año de ganancias en Latinoamérica

Tres años consecutivos de ganancias son los que acumulan sobre sus espaldas los fondos de renta variable especializados en Latinoamérica. Este año, las cosas están rodando igual de bien e incluso mejor que en ejercicios precedentes. Lo cierto es que los inversores que hayan apostado por estos fondos acumulan en su haber ganancias que oscilan entre el 60% y en algún caso el 90% en este periodo. No hay segmentos en el mercado de la inversión en el que se hayan logrado ganancias tan consistentes y de tal envergadura en los últimos años. Un grupo de fondos que, considerando los que están domiciliados en España, gestiona unos 350 millones de euros. Latinoamérica está de moda todavía y los gestores confían en la continuidad de la bonanza

'Este tipo de inversiones es para el medio plazo y para integrarlo en una cartera diversificada, como parte de la inversión general, ya que son mercados con alta volatilidad y elevado riesgo', afirma Marc Wenhammar, gestor de renta variable en BBVA Gestión y uno de los responsables del fondo latinoamericano de la gestora, que básicamente es gestionado por el equipo que la entidad tiene en México, en BBVA Bancomer. Es el mayor fondo de inversión especializado en este mercado, con unos 60 millones de euros.

'No se trata de un calentón, ya que estamos ante un mercado que ha proporcionado durante tres años seguidos rentabilidades superiores al 20%. Es simplemente el reconocimiento por parte de los inversores de la limpieza y esfuerzo financiero hecho por gobiernos y empresas, de la capacidad de generar beneficios y de la consistencia de las políticas económicas aplicadas a lo largo de la región', explica Consuelo Blanco, directora de Renta Variable Latam de Santander Asset Management.

Estos fondos gestionan unos 350 millones de euros

Esta gestora maneja varios fondos en la zona con un patrimonio global superior a los 150 millones de euros. Entre ellos, el histórico Banif RV SILA, uno de los primeros fondos españoles especializados en la zona, antes de que las empresas españolas se fijaran en Latinoamérica como objetivo de inversión.

'Creemos que la región sigue teniendo potencial al alza pero también es cierto que, dadas las altas rentabilidades alcanzadas hasta ahora, no deja de ser tentador recoger beneficios, por lo que no descartamos correcciones a corto plazo. Pero un movimiento de este tipo se podría aprovechar para acumular posiciones con la expectativa de que los resultados del segundo trimestre sean satisfactorios y con la política monetaria menos restrictiva en la segunda mitad del año, en especial en Brasil, lo que abriría las puertas a una reactivación del consumo', afirma Consuelo Blanco.

Jonás González, gestor de Renta 4 Latinoamérica, considera algunos de los riesgos: 'Una subida de tipos de interés en Estados Unidos es indudablemente un riesgo para Latinoamérica, sobre todo si los tipos de interés alcanzan niveles del 5%. La deuda de estos países está en buena parte en dólares'.

Pero la posición económica y financiera de estos países, sobre todo de los dos que representan tres cuartas partes de la región (Brasil y México, por este orden), es bastante sólida y ha mejorado de forma considerable. 'Los fundamentos de estas economías, tanto micro como macroeconómicos, siguen siendo sólidos', explica Consuelo Blanco. 'Los gobiernos se han dedicado a prefinanciar sus necesidades del año 2005 y algunos, aprovechando la liquidez del mercado y el apetito de los inversores, han empezado incluso a prefinanciar las del año 2006. Es decir, se han anticipado y así se evitan problemas de financiación para el año que viene, en el que habrá elecciones presidenciales en algunos de estos países'.

La política va a jugar un cierto papel en el próximo ejercicio durante el cual hay elecciones presidenciales previstas en México y en Brasil. El panorama en Brasil no parece incierto mientras en México hay algunas dudas sobre los pronósticos, que están menos claros.

'Los fundamentos económicos de la zona han mejorado mucho en los últimos años', confirma Marc Wenhammar, de BBVA Gestión. Hay problemas en Bolivia, en Ecuador y en Venezuela, los tres países cuyas divisas han tenido una peor evolución alcista. Pero Brasil está presentando unos resultados muy positivos y ha dado muestras de una gran seriedad a la hora de manejar sus problemas económicos, con una política monetaria muy disciplinada, con tipos del 19,75% en la actualidad para controlar bien la tasa de inflación. Parece que las autoridades brasileñas están en condiciones de aflojar algo la presión de los tipos en los próximos meses y no se descarta que, de cara al próximo proceso electoral, el Gobierno de Lula trate de insuflar más estímulos al consumo reduciendo algo los tipos de interés.

'Brasil tiene valoraciones muy atractivas y es un país que consideramos bastante barato, con un PER (veces que la cotización supera al beneficio) de nueve veces, lo que no es fácil de encontrar en países de cierta envergadura económica', explica Jonás González, de Renta 4.

'Las empresas se encuentran en una posición muy sólida', destaca Consuelo Blanco. 'Han hecho sus operaciones más eficientes y han saneado sus balances, lo que les permite estar en mejor forma para esquivar futuras tormentas. También han generado caja y liquidez de forma importante que están utilizando tanto para inversiones como para fusiones y adquisiciones así como para compensar a sus accionistas por la vía de buenos dividendos. 'Los beneficios son sólidos y, a pesar de los buenos avances que se han producido hasta ahora en las cotizaciones, las valoraciones siguen siendo atractivas', asegura.

Más lucido en euros que en dólares

El excelente recorrido al alza que han experimentado este año los fondos especializados en Latinoamérica tiene su explicación principal en la fortaleza de las divisas de los países de esta zona, que se han revalorizado frente al euro más incluso que el dólar. Los índices de las Bolsas latinoamericanas no presentan una trayectoria especialmente brillante. Brasil pierde en torno a un 5%, mientras México y Argentina ganan alrededor del 4% y Chile sube un 6,5%.

'La clave ha estado en las divisas, ya que todas las monedas de la zona se han revalorizado frente al dólar y, por lo tanto, bastante más sobre el euro', explica Jonás González.

El dólar vale un 11% más frente al euro que a principios de año. Pero el peso mexicano gana un 3,5% sobre el dólar y el real brasileño un 10,5%, por lo que las apreciaciones cambiarias sobre el euro son el resultado de sumar las dos revalorizaciones. Además, reconoce Marc Wenhammar, la mayoría de las inversiones se han hecho sin cobertura de tipo de cambio, por lo que la ganancia de las divisas latinoamericanas frente al euro se ha sumado directamente como rentabilidad mayor de los fondos, la mayoría de los cuales gana más del 20% desde enero.