Ibex 35

El Ibex frena su escalada tras cinco semanas alcistas

Coincidiendo con la llegada oficial del verano, el Ibex ha echado el freno y se ha tomado un respiro después de cinco semanas consecutivas de subidas.

Coincidiendo con la llegada oficial del verano, el Ibex ha echado el freno y se ha tomado un respiro después de cinco semanas consecutivas de subidas. La que ahora termina se ha saldado con un descenso acumulado del 0,05%, leve en todo caso, pero que marca una diferencia con el saldo del último mes y medio.

El balance, de todas formas, hubiera sido positivo de no mediar la caída del viernes, la más abultada de la semana, que se situó en el 0,94% dejando el índice a la altura de los 9.677,4 puntos. No hay que olvidar, sin embargo, que fueron tres los máximos consecutivos que marcó el índice al cierre de las sesiones del martes, miércoles y jueves. La cota más alta de esta semana, los 9.769,6 puntos, es la más elevada de los últimos cuatro años.

Pero el hecho de que la Bolsa haya echado el freno esta semana puede ser síntoma de un cambio de tendencia a corto plazo. Hay razones para ello, además. En primer lugar, son numerosos los analistas que advierten de que subidas tan fuertes como la de las últimas semanas suelen dar lugar a correcciones cuando los inversores optan por recoger beneficios.

Pero es que, además, hay un componente en el mercado que preocupa cada vez más: el precio del barril de petróleo que cotiza en Nueva York ha alcanzado esta semana su máximo histórico a la altura de los 60 dólares. Se multiplican las voces que opinan que tarde o temprano ese nivel del precio de la energía tendrá que pasar factura a economía y mercados.

Para echar más leña al fuego, comienza un periodo, el estival, tradicionalmente inestable para los mercados de valores. Sirva como dato que en los últimos 10 veranos, entre julio y agosto, la Bolsa ha caído en siete ocasiones. El nivel actual del crudo permite presagiar un saldo negativo para los próximos meses. A corto plazo, por tanto, conviene andar por el parqué con pies de plomo.

Movimiento en Telefónica

La retribución en forma de acciones -una gratis por cada 25- emprendida por Telefónica esta semana ha distorsionado la cotización de la empresa. Entre el lunes y el martes, fecha que se tomaba como referencia para un reparto de títulos que no empezó hasta ayer, el valor registró una caída equivalente a grandes rasgos con la retribución al accionista. Así, si cerró a 13,99 euros el lunes, el martes abrió a 13,45 euros, pues los inversores que colocaron órdenes de compra descontaron en ellas el efecto de la acción gratis.

El efecto sobre los precios fue incierto. Algunos proveedores de datos siguieron el criterio de la Sociedad de Bolsas, que ajustó los precios anteriores al reparto de acciones, mientras que otros no lo hicieron. Por eso el pasado martes algunos inversores vieron que sus acciones caían más del 3% mientras otros observaban subidas. En el resto de la semana el valor ha seguido a la baja.