Cifras

La mejora de la salud financiera de las familias mantiene firme el consumo

La situación financiera de las familias es bastante mejor que hace un año, según su propia opinión. Por ello, el gasto en consumo mantiene tasas de avance muy sólidas: 4,7% en los últimos doce meses en términos reales. Sólo una pega en la situación de los hogares: aprecian un deterioro de sus espectativas futuras.

La Encuesta Continua de Presupuestos Familiares pregunta cada semana a 8.000 hogares sobre su situación financiera y el consumo detallado que realizan. Los resultados del primer trimestre del año revelan que el consumo privado, la variable más voluminosa de del Producto Interior Bruto y principal motor del creciomiento económico en los últimos años, mantiene una apreciable fortaleza. Así, el gasto realizado por todos los hogares españoles aumentó en el primer trimestre del año un 6,75% en términos reales respecto al mismo trimestre del año anterior. (En términos monetarios el avance es del 10,23%).

Este avance tan fuerte es imputable, además de al crecimiento de la renta disponible, al aumento del número de hogares que se ha registrado en un contexto de aumento demográfico.

Pero tomando cada hogar individualmente para medir la verdadera pujanza de esta variable, se observa que el crecimiento del gasto medio real es del 4,48%. Con este aumento, la economía española registra el avance más abultado en términos reales de los últimos veintiún trimestres.

La fortaleza del gasto se produce en un contexto de máximo endeudamiento de los hogares

Estos avances abultados del consumo de los hogares se han producido paralelos a un fuerte endeudamiento generado por la adquisición cumpulsiva de vivienda, a precios cada más altos. Sin embargo, han corrido igualmente paralelos a una estabilidad de los tipos de interés (precios del dinero) en niveles históricamente bajos para España (negativos en términos reales), que han permitido la financiación de la inversión sin menoscabo de la capacidad de consumo.

Salud financiera

Las familias han hecho compatible el avance del consumo en el primer trimestre con el pago de sus obligaciones bancarias (la deuda hipotecaria de los hogares españoles está en máximos históricos, por encima de los 400.000 millones de euros de saldo vivo, con crecimientos anuales de más del 20%), y declaran estar en mejor disposición financiera que hace un año.

De los ocho mil hogares consultados por el Instituto Nacional de Estadística, el 45,25% aseguran llegar a fin de mes con 'cierta facilidad', 'facilidad' o 'mucha facilidad', 1,14 puntos más que en el primer trimestre de 2004. Además, un 38,45% admite que puede destinar a fin de mes una parte de sus ingresos regulares al ahorro, casi dos puntos y medio más que hace doce meses.

æscaron;nicamente el indicador de espectativas se deterioró en la oleada del primer trimestre de la Encuesta de Presupuestos Familiares. Supera la mitad de los hogares la proporción (54,6%) que considera que no estamos en un momento adecuado para hacer compras importantes, (excluída la adquisición de vivienda). Esta proporción tiene además un ligero avance sobre su nivel de hace doce meses, lo que revela un deterioro, si bien muy pequeño, de la visibilidad económia de las familias.

Sólo el 11,86% creen que nos encontramos en el momento adecuado para hacer compras de importancia, y un 33,52% estima que 'no es un momento adecuado, pero tampoco es malo'.

La mayor concentración de hogares que consideran que no es buen momento para embarcarse en gastos abultados se produce en Baleares, Canarias y Galicia, donde más del 70% valoran negativamente el momento, seguidas de Murcia, Comunidad Valenciana y Andalucía, donde ese porcentaje está en torno al 60%.

El mayor grado de optimismo se registra en Cantabria, Castilla La Mancha, La Rioja y Navarra. En Madrid el 51,6% cree que es buen momento para compromisos financieros, y un 48% en Cataluña.

Respecto a la capacidad de ahorro, la encuesta revela que casi dos de cada tres familias no pueden destinar renta al mismo (en Canarias llega casi al 84%). Sólo en dos comunidades autónomas (Castilla y León y País Vasco) pueden dedicar dinero al ahorro más de la mitad de las familias.

6.000 euros por hogar en bienes y servicios

Cada hogar gastó en los tres primeros meses del ejercicio una media de 6.015 euros en el consumo de bienes y servicios. De esta cantidad un 19,7% (1.182 euros) se han destinado a alimentación, bebidas y tabaco consumidos dentro del hogar; el gasto en bienes y servicios supone el 80,3% restante (4.833 euros). El gasto medio por habitante fue de 2.070 euros en el trimerstre. Los valores más elevados se registraron en Madrid (2.580 euros por persona), Baleares (2.397 euros), y País Vasco (2.321 euros). Las regiones con menor nivel de gasto por habitante fueron Extremadura (1.411 euros), Murcia (1.668 euros) y Castilla La Mancha, con 1.703.

Los aumentos más importantes se producen en la partida de bienes y servicios ajenos a la alimentación, con un avance del 5,1%, mientras que los alimentos, bebidas y tabaco crecen un 2,8%. El consumo agregado de las familias en España en el primer trimestre alcanzó los 88.681 millones de euros: 71.254 millones en gastos no alimenticios y el resto en alimentación (17.426 millones).