_
_
_
_
Farmacia

Las herramientas de diagnóstico multiplican el ahorro sanitario

En la actualidad se invierte sólo un 1% del presupuesto sanitario mundial en diagnósticos. Si esa cifra se eleva al 2%, el ahorro que se genera es equiparable al 5% de ese presupuesto total, gracias a que mejora la eficiencia de los tratamientos y evita efectos adversos.

A medida que la medicina individualizada va tomando protagonismo en la investigación y comercialización de nuevos medicamentos, las herramientas terapéuticas de diagnóstico se hacen cada vez más imprescindibles. Estos instrumentos son resultado de la Farmacogenómica, una ciencia que estudia la interacción entre el genoma y los medicamentos.

Sin embargo, los aparatos de diagnóstico no sólo permiten determinar cuál va a ser la eficacia de un medicamento determinado en un paciente concreto -gracias a que permiten trazar previamente su perfil genético y determinar el tratamiento que más se ajusta a sus necesidades terapéuticas-, sino que también son una herramienta de ahorro.

De los 2,5 billones de dólares (2,07 billones de euros) que se gastan en Sanidad en el mundo -según los datos de la OMS-, en la actualidad se invierte el 16 por ciento de esa cantidad en medicamentos. y poco más del 1 por ciento van destinados a los diagnósticos.

Este hecho, de acuerdo con Heyno von Prondzynski, consejero delegado de la compañía Roche Diagnostics, que es la mayor compañía en ventas de este sector, supone que se está desaprovechando el potencial de ahorro que los diagnósticos aportan. 'Si la inversión se aumenta del 1% actual al 2%, el ahorro que se genera respecto al total sería del 5%', asegura Von Prondzynski.

Este ahorro se deriva -además del hecho de la mayor eficacia de los tratamientos que permite-, de la reducción de los efectos adversos evitables de los medicamentos y del menor número de ingresos hospitalarios que supone.

No obstante, el mercado de diagnósticos crece en todo el mundo a un ritmo del 8% al año, y en la actualidad se sitúa en los 31.000 millones de dólares -más de 25.600 millones de euros-.

Algunos de los inversores más tempranos en este campo, como son Roche Diagnostics o Abbott, son los que ahora cuentan con una mayor presencia en este mercado y entre las dos acapara un tercio del mercado total.

La agencia europea toma la delantera

En un cómputo global, la agencia estadounidense del medicamento (FDA) consigue unos tiempos medios de aprobación de medicamentos menores que los de la europea (EMEA). No obstante, esta tendencia se invierte en el caso de los instrumentos diagnósticos, que cuentan en el Viejo Continente con un periodo de revisión de 30 días previo a la autorización. Este periodo anterior a la respuesta eleva en estados unidos a 90 días, si bien hay de una revisión posterior que puede alcanzar los dos años.Esta situación supone una oportunidad, que en opinión de Heyno von Prondzynski, consejero delegado de Roche Diagnostics, 'se debe aprovechar' por parte de la industria de diagnósticos europea'En este sentido, Von Prondzynski asegura que la rapidez de estos trámites pasa no resta seguridad para el paciente, ya que la agencia europea ofrece suficientes garantías.'No creo que los europeos corran más riesgos por el sistema de aprobación de diagnósticos establecido, sino que se trata de un sistema más moderno y eficaz', asegura.No obstante, al igual que sucede con los medicamentos, la comercialización de estas herramientas de diagnóstico tarda más en los países comunitarios que en Estados Unidos debido a que en Europa estos tratamientos suelen estar financiados públicamente, por lo que el Estado determina cómo y cuándo se financia. De hecho, las negociaciones de precio y de reembolso que realizan individualmente las empresas y la Administración pueden tardar varios años.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_