CincoSentidos

El plan de los científicos para impulsar la I+D

Más de medio centenar de sociedades investigadoras presentan al Gobierno su visión sobre cómo potenciar a la ciencia en España

El escritor británico Evelyn Waugh afirmó en una ocasión que si los políticos y los científicos fuesen más perezosos 'todos seríamos más felices'. Un total de 30.000 investigadores españoles, agrupados en medio centenar de sociedades científicas, decidieron ayer hacer oídos sordos a esa máxima e irrumpir con firmeza en el debate sobre el futuro de la Investigación y el Desarrollo (I+D) en España.

Por primera vez, la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce) -siglas que agrupan a más de 50 instituciones de prestigio como la Real Sociedad Española de Física, la Sociedad Española de Matemática Aplicada o la Sociedad Española de Biología Molecular- ha presentado un informe que contiene recetas para impulsar el desarrollo de la ciencia en España. El documento, denominado Crece, y que ha sido elaborado por 59 profesionales de la ciencia, la empresa y la comunicación, fue entregado ayer a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Sus propuestas no se dirigen, sin embargo, únicamente al Ejecutivo, sino también a las empresas, los propios científicos y la sociedad en general.

'Este es un informe pro activo', explicó durante la presentación Joan J. Guinovart, presidente de Cosce. 'Nuestra intención es abrir un debate sobre qué medidas es necesario adoptar para reactivar la I+D en España'.

La agrupación de sociedades científicas no dudó en reconocer su vocación de lobby en una apuesta decidida por defender los intereses del sector ante los responsables políticos. 'Hay que hacer visible la ciencia', señaló Andreu Mas-Colell, catedrático del departamento de Economía y Empresa de la Universidad Pompeu Fabra y ex consejero de la Generalitat de Cataluña. Mas-Colell, presidente de una de las cinco comisiones que han elaborado el informe, destacó que entre las propuestas del texto figura la creación de una oficina parlamentaria asesora del área de Ciencia y Tecnología y formada por científicos de prestigio, en la línea de otros países. 'La investigación española está en expansión. Se vislumbra que si aprovechamos este impulso alcanzaremos la media europea, pero eso no ocurrirá si no aprovechamos la oportunidad ahora', dijo.

Rejuvenecimiento

'Somos pocos y dentro de algún tiempo comenzarán a faltarnos científicos'. Con estas palabras Luis Oro, presidente de la Real Sociedad Española de Química y de otra de las comisiones, instó a adoptar medidas para afrontar el envejecimiento de la plantilla de investigadores en España.

Oro responsabilizó de esta situación a la escasa orientación hacia la ciencia del sistema de enseñanza español y a las incertidumbres profesionales que jalonan la vida de los investigadores. Otro de los temas analizados en el documento Crece son las relaciones de la ciencia y la sociedad. Rafael Pardo, presidente de la Fundación BBVA y director de uno de los grupos de análisis, recalcó la falta de afán divulgativo que caracteriza a los científicos españoles y abogó por corregir esa tendencia. 'En España se sigue pensando que la divulgación tiene un efecto negativo', explicó.

En el capítulo de la interacción entre ciencia y empresa, Amparo Moraleda, presidenta de IBM y coordinadora de la ponencia sobre el mismo tema, apostó por la creación de un foro 'donde puedan fijarse los mecanismos de colaboración entre las empresas y la ciencia'.

El fomento de la investigación básica por la UE es otra de las grandes oportunidades que España no debe dejar escapar, según el grupo de trabajo dirigido por el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y ex director de la Unesco Federico Mayor Zaragoza.

Las recetas de los científicos

Más dinero. El informe Crece recuerda el compromiso electoral del actual Gobierno para incrementar un 25% anual el presupuesto destinado a la I+D. Junto a ello recuerda que todavía sería más efectivo un aumento de fondos menos elevado, pero más sostenido en el tiempo (un 12% anual en las próximas dos legislaturas).

Más Estabilidad. Los científicos abogan por ese anhelado Pacto de Estado por la Ciencia que salvaguarde la política en materia científica de los vaivenes de la alternancia en el poder de los distintos grupos políticos.

Mejor empleo. La Cosce propone la creación de una carrera profesional en I+D basada en contratos laborales. También reclama incentivar la entrada de jóvenes profesionales en la investigación mediante actuaciones sobre el sistema educativo, establecer nuevas medidas salariales y promover la movilidad geográfica y entre el sector público y el privado.

Mejor gestión. Crear una Agencia de Evaluación y Financiación de la Investigación, con el objetivo de actuar como organismo autónomo que agrupe a las diferentes unidades del Ministerio de Educación y Ciencia relacionados con la investigación y refuerce así su capacidad de gestión.

Más diálogo. La necesidad de estructurar un sistema de interlocución con los poderes públicos se resuelve mediante la creación de una oficina parlamentara asesora en materia de ciencia y tecnología, al igual que ocurre en otros países.

'Plan Renove'. Aumentar los presupuestos de I+D, con un uso moderado de préstamos, dotar a los centros públicos de investigación de mayor personalidad y capacidad propia de gestión y de renovar las infraestructuras de investigación, mediante un plan Renove.