Informática y comunicaciones

Napster combate el fenómeno iPod desde los móviles

La alianza de dos referentes, como la sueca Ericsson en la oferta de equipamiento de redes inalámbricas y la estadounidense Napster, pionera del negocio de la descarga de música en internet, promete revolucionar el mundo de los contenidos en la telefonía móvil. Ambas firmaron ayer un comunicado conjunto en el que anunciaban que van de la mano en la creación de una plataforma que permita a los operadores lanzar un servicio de brillante futuro: la venta de temas musicales a través del celular. No podrán tardar, porque ya existen proveedores en el mercado y las propias Motorola y Apple ya han avanzado en desarrollos conjuntos.

La tecnología de las nuevas firmas asociadas empezará a funcionar, según las primeras previsiones, en un plazo máximo de un año en mercados de todo el mundo. El requerimiento es que presenten un alto grado de penetración de la telefonía de tercera generación.

La plataforma recibirá el nombre de Napster y explotará modelos de suscripción y pago por demanda. El objetivo es que el servicio sea universal y para ello se busca la compatibilidad con los terminales de los principales fabricantes de todo el mundo.

APPLE INC. 163,76 -0,61%

'Con este acuerdo hemos ganado acceso a la marca de música digital más importante del mundo y al mayor catálogo de música disponible', observa el presidente de Ericsson, Carl-Henric Svanberg. El ejecutivo opina que el trabajo con Napster terminará fortaleciendo la imagen de los operadores que contraten sus servicios.

En busca de nuevas fuentes de ingresos, Ericsson diversificó su oferta con experiencias incipientes en las plataformas de mensajes de texto (SMS) y mensajería de voz. Estas aplicaciones, en manos de los operadores, se convierten en herramientas llamadas a aumentar el ingreso medio por cliente en un mercado en el que la facturación por cuota de abono y tráfico de voz ha tocado techo.

Así, tanto Ericsson como Nokia, Alcatel o Siemens complementan los contratos millonarios de instalación de redes con la venta de terminales y, desde hace un par de años, con servicios de marca blanca para operadores.

En el caso de la descarga de música en conexión con Napster, Ericsson va a diseñar una tienda de temas musicales en el móvil compatible con el ordenador personal, segmento en el que la renacida Napster acumula experiencia desde su nacimiento en 1999. Además, la firma sueca de telecomunicaciones se encargará de la pasarela de pagos por la que el usuario del móvil engrosará sus facturas.

En cuanto a la puntocom fundada por Shawn Fanning, un joven con más pinta de estrella adolescente que de empresario, surgió de la distribución gratuita de música en internet, lo que le motivó una grave crisis legal al enfrentarse con la industria discográfica y su venta en 2002 al fabricante de software Roxio. Esta última, rebautizada de nuevo como Napster, cerró su año fiscal el 31 de diciembre con un beneficio neto de 47 millones de dólares y 412.000 suscriptores.

Una vez reconducida su actividad, Napster -con sede en Los Ángeles y oferta en EE UU, Reino unido y Alemania- trata de plantar cara al sistema digital de compra de música i Tunes, de Apple. Y el del móvil, canal que el fabricante del popular reproductor de música iPod ha comenzado a explotar con Motorola, es un campo lo suficientemente inmaduro como para atacar. Otro negocio estudiado en los últimos meses por la propia Napster es el de la distribución de cine por internet.

La música tiene todas las papeletas para centrar el multimillonario negocio de los contenidos a través del móvil. Y es que muy pocos dudan que los 3.000 millones de usuarios, previstos por Nokia para 2010, harán de sus teléfonos los sucesores del reproductor de música MP3; como éste, a su vez, ha puesto la puntilla al walkman.