TRIBUNA

Código abierto, apuesta estable

La diferencia fundamental que reside entre software libre y software propietario es la estabilidad que sustenta el primero y su accesibilidad al código fuente. Estas dos características son esenciales para apostar por el software libre en el sistema educativo. Conseguir un sistema educativo cuya base sean las nuevas tecnologías es la obligación de todo responsable de Educación y la manera más optima de conseguirlo es bajo la sombra del software libre.

El pago de licencias a que nos tienen obligados los productores de software propietario engrandecen cada vez más la brecha tecnológica que existe en nuestro alumnado, propiciando que haya alumnos que, previo pago de dichas licencias, puedan adquirir en sus casas el mismo software que disponen en sus clases y tener programas actualizados y de última generación, al mismo tiempo que otros alumnos, por su poder adquisitivo distinto del anterior, se ven obligados a no disponer de dicho software o a piratearlo.

El software libre rompe rotundamente la brecha tecnológica, ofreciendo a todo el alumnado software actualizado y de ultima generación tanto en los colegios como en sus domicilios. Utilizando software libre en nuestros colegios conseguimos que nuestro alumnos se eduquen en igualdad de condiciones.

El software libre permite crear programas autóctonos y traducir aplicaciones al valenciano sin depender de las empresas

Una de las premisas de todo sistema educativo es que nuestros alumnos se formen en libertad. La diversidad de programas que se pueden adquirir gratuitamente con software libre permite que nuestros alumnos elijan los programas con los que van a trabajar en base a su funcionalidad y no en base a la empresa que lo crea o lo distribuye. Supongamos, por ejemplo, que en una comunidad educativa se utilice un procesador de textos propietario, teniendo que pagar las costosas licencias por ordenador difícilmente se podrá adquirir otro de otra marca diferente, por lo que nuestros alumnos sólo conocen un procesador de textos y utilizarán el mismo el día de mañana, pues no conocen otro. Si los alumnos estudian con distintos procesadores de texto, el día de mañana elegirán aquel que realmente se adapta a sus necesidades. Los sistemas abiertos les permitirán ser completamente libres a la hora de elegir sus programas informáticos.

Una de las características fundamentales del software libre es la posibilidad de acceder y modificar el código fuente. Cuando compramos software propietario lo que realmente se adquiere es poder usar dicho programa en un solo ordenador y sólo poder usarlo, no se puede ver cómo está hecho (su código fuente) ni siquiera lo podemos modificar, y es más, si leemos con detenimiento la licencia, el contrato de compra, sólo tenemos obligaciones, carecemos de derechos. Las licencias que conlleva el software libre permiten ver el código fuente, poder modificarlo y mejorarlo. Esto es esencial para la condición de bilingüismo que vive nuestra comunidad. El software libre posibilita la creación de software autóctono y nos permite ser capaces de traducir programas informáticos en valenciano sin tener que esperar a que las empresas, dependiendo de sus intereses, traduzcan el software o no. El software libre es código abierto, lo que significa que sólo los intereses de la Generalitat marcan sus modificaciones o traducciones. El disponer de software autóctono supone que el valenciano va a ser una lengua que forma parte del desarrollo tecnológico, por lo que el valenciano va a estar presente en esta revolución digital.

Como he dicho anteriormente, el software libre, a diferencia de otros, es código abierto por lo que todo el mundo tiene acceso a él. Por lo tanto estamos dando un paso adelante, en la innovación, en la investigación y en el desarrollo tecnológico debido a que toda la comunidad puede innovar a partir de lo que ya está hecho y no inventar lo inventado.

Otra características fundamental del software libre es la estabilidad, cuando estamos hablando de una comunidad educativa bastante grande como es la nuestra, no podemos permitirnos disponer de sistemas inestables y poco fiables, la estabilidad que ofrece el software libre nos asegura el buen funcionamiento de sistema.

En definitiva apostar por el software libre es apostar por la estabilidad, la seguridad, la creatividad, la innovación, la igualdad de condiciones, la identidad y la libertad. Unas buenas opciones por las que apostar.