Política

El nuevo Gobierno galo retira la reforma educativa

Sindicatos y organizaciones de profesores, estudiantes y padres de alumnos acogieron ayer con optimismo la decisión del nuevo ministro francés de Educación, Gilles de Robien, de suspender la aplicación de la polémica reforma llevada a cabo por su antecesor, François Fillon.

La decisión de Robien, que prevé mantener varias reuniones de concertación en los próximos días, ha sido saludada como 'positiva' para superar 'el enfrentamiento', así como 'una primera señal de apertura' y 'un paso hacia el diálogo'.

La reforma educativa de Fillon, que se ha quedado fuera del Ejecutivo con la llegada de Dominique de Villepin como nuevo primer ministro, había provocado una movilización masiva y multitudinaria en las calles durante meses para pedir su derogación, a la que el Gobierno conservador hizo oídos sordos.

Con sus manifestaciones, los estudiantes sólo consiguieron que Fillon retirase del proyecto de ley la reforma del 'baccalauréat (bac)', examen de fin de secundaria que abre la puerta a la universidad, pero el ex ministro se mantuvo firme sobre el resto.