CincoSentidos

Madrid visto desde la habitación de un hotel

No siempre la elección de un alojamiento de cinco estrellas es la más adecuada si lo que se busca es contemplar un espectacular, desconocido y colorido ángulo de una ciudad. Y en Madrid es posible esa vía y optar por hoteles, algunos modestos, hostales e incluso pensiones, en los que si la adjudicación de la habitación es la correcta, las vistas pueden ser bellas, inolvidables o al menos insólitas.

Y Una habitación con vistas es una guía (Ed. La Librería), realizada por Carlota Nelson y Enrique Recio, en la que se hace una cuidada selección, que incluye 17 alojamientos, algunos a precios asequibles, desde lo que ver aspectos tal vez ni siquiera conocidos por las personas que habitan en la ciudad.

Así, por ejemplo, desde la habitación 2 del Hostal Valencia, un establecimiento acogedor y kitsch, según los autores, se puede ver desde el Teatro Real a todo el impactante entorno del Palacio Real. Y si se elige la habitación 600 del Hotel Plaza Mayor (una suite con terraza privada) es posible observar los tejados de ladrillo rojo y las agujas de pizarra de los edificios de la zona.

Si el viajero prefiere un alojamiento en el más auténtico centro de la ciudad, la habitación 10 del Hostal Tineo, en el Pasaje Matheu, puede ser una de las opciones más adecuadas. Es una buena atalaya para ver que también los horarios desbordados, la vitalidad y el mestizaje son componentes de la ciudad.

Y hay otras opciones en la guía, desde las calles más elegantes al popular Rastro.