Conflicto comercial

China recrudece el conflicto comercial y retira los impuestos a la exportación de 81 textiles

China ha dado hoy marcha atrás y ha retirado las tasas a la exportación de 81 tipos de textiles que había implantado hace sólo unos días, tras ceder a las presiones de occidente. La justificación oficial es que con esta medida, China adelanta su respuesta a las restricciones que va a imponer la UE.

La UE había pedido además la pasada semana la apertura formal de negociaciones con China en el marco de la OMC. Este proceso abriría la puerta, si no se llegase a un acuerdo, a la imposición de sanciones comerciales al gigante asiático.

El conflicto en torno al textil comenzó el 1 de enero de este año, cuando se levantaron las cuotas al comercio textil mundial, según había establecido la OMC en 1994. Pero la decisión legítima provocó una explosión de la importación de textiles chinos por parte de la UE y EE UU, que en algunos capítulos llegó a incrementarse en un 500%.

Tira y afloja

China cedió poco tiempo después a las presiones de Washington y Bruselas, e impuso tarifas a la exportación a 148 categorías (una media del 1,3%), decisión que ni Bruselas ni Washington consideraron suficiente.

Por ello, EEUU había anunciado en estas últimas semanas la imposición de nuevas cuotas a la importación de siete productos textiles chinos, a lo que China respondió reimplantando nuevas tasas hace apenas 10 días.

Con la medida de hoy, China cumple su promesa de echarse atrás en ese proceso de pacificación comercial si la UE y EEUU insistían en poner barreras a sus productos. El portavoz chino de Comercio, Chong Quan, ya había señalado así el pasado 21 de mayo que "si otros países toman medidas para limitar las exportaciones de China, se excluirán las tarifas de exportación" a los productos afectados.

China pide a UE y EEUU que prueben sus alegaciones

La decisión china ha sido comentada poco después de conocerse por el ministro de Comercio chino, Bo Xilai, que defiende la medida de su gobierno argumentando que Estados Unidos y la UE ya han adoptado de facto medidas para restringir las importaciones textiles chinas.

Y aunque las dos potencias comerciales occidentales consideran que sus actuaciones están en el marco permitido por la OMC para los casos de perturbación de los mercados, Bo considera que ¢esta medida carece de bases legales y por tanto es incorrecta", al tiempo que pide información más exacta sobre la situación, que respalde esas alegaciones.