_
_
_
_
_
CincoSentidos

Potsdam, al sur de Berlín

Berlín siempre está de moda. Siempre encuentra la manera de estar en candelero. Este año, a las citas habituales, se suman las celebraciones del año Einstein y los recuerdos, nunca cicatrizados, de la II Guerra Mundial, de cuyo final se acaban de cumplir sesenta años. Con ese motivo se inauguró el moroso y polémico laberinto o Monumento al Holocausto, en la parte de Berlín que más sufrió y más yerma quedó (por el muro de la vergüenza), cerca de la Potsdamer Platz, ombligo y símbolo de la urbe rediviva.

La Potsdamer Platz y la Puerta de Brandeburgo, con todo su potencial simbólico, miran al sur. Al sur de Berlín se abre una campiña impaciente, los paisajes de Brandeburgo, que rezuman armonía hasta en el nombre. Potsdam es casi un barrio de Berlín. Tiene mucho que ver con la contienda mundial: en un hotel con aspecto de casita de campo se celebró la Conferencia de Potsdam, en la cual Truman, Churchill y Stalin establecieron las condiciones de la rendición de Alemania y su ocupación por los aliados al finalizar la guerra.

Pero ese episodio resulta casi anecdótico frente al expediente imperial de Potsdam. En efecto, fue residencia real y lugar de acuartelamiento para las tropas. El rey más famoso de Prusia, Federico el Grande (el que tocaba la flauta acompañado por Juan Sebastián Bach) pasaba más tiempo en su residencia veraniega de Potsdam que en la capital. Su palacio se llama, significativamente, Sanssouci ( que significa sin preocupaciones en francés, el idioma culto de las cortes barrocas).

El palacio, terminado en 1747, responde como su nombre al gusto rococó francés y se encuentra en un conjunto palatino fastuoso, que incluye parques, jardines escenográficos con estatuas, escalinatas y estanques, y diversos palacios, pabellones y edificios, incluidos unos baños romanos (de 1836) o una iglesia italiana con mosaico bizantino traído desde Venecia. El Holländisches Viertel (barrio holandés) construido en 1732 para los artesanos de aluvión, y otros espacios y edificios barrocos como la plaza del Mercado, el Ayuntamiento, la iglesia de San Nicolás o el obelisco egipcio dan a Potsdam ese aire aristocrático y decadente que define toda una época.

La excursión por el sur de Berlín mantiene esa tónica imperial si se visita Magdeburg, la ciudad de Otón el Grande (muerto el año 973) y de otro músico contemporáneo de Bach, Georg Philip Telemann; aunque la ciudad fue destruida en un 80% en la segunda guerra mundial, conserva reclamos tan sustanciales como la catedral románica o el monasterio (también románico) de Nuestra Señora. Metida casi en las montañas del Hartz, donde habitan las brujas, Quedlimburg es algo aparte, una ciudad de cuento, medieval y colorista, salvada milagrosamente de las bombas. Por supuesto, es patrimonio de la humanidad y una de las joyas de la Alemania romántica.

Guía para el viajero

Cómo irAir Berlín, la segunda compañía aérea más grande de Alemania después de Lufthansa (transportó 12 millones de pasajeros el pasado año) tiene vuelos directos con Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca. Pueden reservarse vuelos de esta compañía a partir de 29 euros por trayecto, a través de la página web www.airberlin.com, en la central de reservas que tiene la aerolínea (901 116 402) o a través de agencias de viajes.AlojamientoUna opción es el NH Voltaire Potsdam, Friedrich-Ebert Strasse 88, tel. +49(0)33123170. Sus precios oscilan entre 59 a 145 euros. Otra alternativa es el Bayrisches Haus (Im Wildpark tel +49(0)33155050, www.bayrisches-haus.de/de/bayrischeshaus/index.html), un cinco estrellas a partir de 145 euros la doble. Ascot-Bristol (Asta-Nielses Strasse 2, tel. +49(0)33166910, www.ascot-bristol.de, a partir de 73 euros. En Quedlingburg: Romantik Hotel 'Am Brühl' (Billungstrasse 11, tel. +49(0)3946 96180, www.hotelambruehl.de), doble a partir de 100 euros.

 

ComerEn Potsdam: Printz Leopold (Waldmüllerstrasse 8, +49(0)3317046831). En Magdeburg: Gewölbekeller Buttergasse (alte Markt 13, tel. +49(0)391 6624566. En Quedlinburg: Zur Altstadt (Bockstrasse 10, tel. +49(0)3946 701506) y Kartoffelnhaus No.1 (Breite Strasse 37, tel. +49(0)3946 708334).

Archivado En

_
_