æscaron;ltima

Muebles valencianos para las terrazas de Nueva York

Es la capital del mundo. El gran escaparate. Da prestigio estar en Nueva York y muy pocas empresas españolas pueden decir que tienen un luminoso con su logotipo en alguna de las calles de la ciudad que nunca duerme. Zara, Custo, Lladró, Camper, Simorra… Con los dedos de una mano prácticamente se pueden contar las firmas españolas que tienen tienda en Nueva York. Desde hace unos días a estas grandes empresas se ha unido una pequeña compañía valenciana dedicada a la fabricación de muebles de diseño para exteriores llamada Gandía Blasco.

'Para nosotros es un paso estratégico para posicionar la marca en un mercado muy especial', apunta Sergio Pastor, director general de la compañía con sede en Ontinyent (Valencia). La firma, que tiene sus orígenes en el sector textil con una colección de alfombras de diseño muy apreciada, dio un giro hace unos años al comenzar a fabricar muebles para exterior. 'Ramón Esteve, el arquitecto que trabaja para la empresa, diseñó unos muebles para la casa que se había construido José Gandía el propietario de la firma y se nos ocurrió comercializarlos', explica Pastor. Desde entonces la firma ha apostado por lo que consideran un nicho de negocio en el que pueden diferenciarse del resto de empresas.

La compañía llegó a un acuerdo con su distribuidor en Estados Unidos para abrir un local de 250 metros cuadrados en la calle 59, en pleno Manhattan y junto a Central Park. La ubicación no es casual. Si bien la mayoría de firmas españolas, al ser de moda, han buscado su emplazamiento en el Soho, Gandía Blasco se ha situado en una zona de gran crecimiento comercial. A pocos metros están los almacenes Bloomingdale y Columbus Circle, un nuevo centro comercial y hotelero, lo mismo en que se convertirá el cercano Hotel Plaza una vez finalice su remodelación. Pero quizá lo más importante es la presencia de dos grandes cadenas de mobiliario y decoración Pottery Barn y Crate & Barrell, lo que convierten la zona en un punto estratégico para la compañía.

La compañía valenciana ha amueblado hoteles como el Urban de Madrid o el Prestige de Barcelona

El objetivo de Gandía Blasco no es sólo llegar al consumidor final. Con la tienda quieren profundizar en el segmento de contract y colocar sus muebles en las terrazas, piscinas y zonas de spa de los hoteles, algo que ya ha hace en España, donde ha amueblado zonas concretas de hoteles como el Urban de Madrid o el Prestige de Barcelona. En EE UU ya han conseguido entrar en unos de los establecimientos de la cadena W Hotels. 'Si el proyecto funciona, ampliaremos nuestra presencia a Miami, donde nuestro distribuidor tiene una tienda multimarca que se convertirá en Gandía Blasco', señala Pastor.

El plan de esta pequeña compañía, que prevé cerrar el año con unas ventas de 9,6 millones de euros, es sin embargo ambicioso. Estar presente de forma directa en aquellas ciudades que marcan tendencias como Milán o París son los próximos pasos.