Jean-Paul Fitoussi

'Los políticos no han hecho las reformas para crecer'

El remedio a la ralentización económica en Europa y su adaptación a la globalización pasan por el mantenimiento del modelo social. Una estrategia sólo posible, según el presidente del Observatorio francés de Coyuntura Económica y profesor del Instituto de Estudios Políticos de París, Jean-Paul Fitoussi, 'si el Viejo Continente se dota de un proyecto político real'.

Pregunta Los defensores del sí al Tratado Constitucional en Francia insisten en que Europa será la única región del mundo capaz de asegurar el modelo social. Al mismo tiempo, Francia y Alemania recortan gasto público e insisten en las reformas estructurales.

Respuesta Es una contradicción muy peligrosa. Los franceses ya no creen en este discurso porque Europa no lleva a cabo políticas económicas que permitan la economía de crecimiento que se prometió con el Tratado de Maastricht. Hay que entender que los franceses siempre han tenido en este punto una opinión reservada. En el referéndum de Maastricht salió el sí por un ajustado 51%.

Pero, sobre todo, los partidarios del sí todavía no han encontrado buenos argumentos. ¿Por qué sí? ¿Qué cambiará con la Constitución en las políticas económicas, sociales, de empleo? No hay respuesta, los políticos no han hecho su trabajo.

P Usted prevé que la política defensiva europea está abocada al fracaso ...

R Ha fracasado ya. Lo demuestra el débil crecimiento de Europa, que ha tenido resultados análogos a Japón.

P ¿Qué estrategia recomienda entonces?

R Una estrategia que permita ambición a Europa, de crecimiento, de mejora de nivel de vida, de reducción de paro. El verdadero problema europeo es que no hay Gobierno para llevar a cabo estas políticas necesarias.

Los problemas europeos se resolverán en el momento en que haya un Gobierno responsable ante la población europea. Y hoy no existe. No existe un proyecto político. Hay proyectos de ampliación, que son justo lo contrario de un proyecto político, porque éste no se ha definido antes.

P ¿Es la 'dictadura' económica de Bruselas la responsable del vacío?

R No se trata de dictadura de Bruselas ni del Banco Central Europeo. Lo que ha creado estos dictadores benévolos es la parálisis del Consejo Europeo, incapaz de decidir porque es necesaria la unanimidad, de forma que el poder político es muy débil en Europa.

P ¿Hay entonces un déficit democrático?

R Enorme. Mi libro La politique de l'impuissance La política de la impotencia muestra precisamente esto. En realidad, no se trata de la impotencia de la política, sino que se ha decretado que la política hoy es impotente, y en consecuencia no se actúa, y se confía la gestión de Europa a agentes independientes, al Banco Central Europeo y a la Comisión Europea, que no son responsables políticamente. Pero no es su culpa, los responsables son los tratados europeos, y en última instancia, los Estados. El Banco Central Europeo es la única instancia realmente independiente del mundo. El Parlamento Europeo no tiene ningún poder real sobre este organismo, ni de sanción ni de modificación de su estatus. Esto sólo existe en Europa.