Indicadores

Nueva caída de la confianza en plena crisis política en Alemania

La confianza empresarial alemana registró en mayo la cuarta caída consecutiva, ya que las expectativas futuras que tienen los empresarios sufrieron un nuevo descalabro hasta situarse en los niveles más bajos desde agosto de 2003. Este deterioro se produce en plena crisis política, tras el anuncio del canciller de adelantar las elecciones a otoño.

El índice IFO, basado en un sondeo mensual realizado entre unas 7.000 empresas, cedió por cuarto mes consecutivo hasta situarse en 92,9, el menor nivel desde agosto de 2003, desde el 93,3 registrado en abril, según explicó el centro de estudios con sede en Munich.

Las expectativas para la coyuntura, uno de los dos componentes del indicador, retrocedieron hasta los 92,3 puntos, mientras que la valoración de la situación actual, el otro componente, mejoró desde 93,1 hasta las 93,4 unidades. El presidente del IFO, Hans-Werner Sinn, dijo que no espera que la coyuntura mejore en los próximos meses y señaló que el sector industrial se muestra ahora menos optimista sobre las perspectivas de las exportaciones que en meses anteriores.

Los expertos contaban ya con un retroceso de este indicador, dada la debilidad del consumo privado en Alemania y la ralentización del crecimiento económico mundial, que perjudica a las compañías exportadoras germanas.

El martes se conoció que el PIB alemán creció en el primer trimestre un 1%, el ascenso más alto de los últimos cuatro años, pero la Oficina Federal de Estadística advirtió de que persisten problemas en la coyuntura alemana, como la debilidad de la demanda interna o la crisis del sector de la construcción. Además, el índice de confianza de los analistas e inversores institucionales en la coyuntura económica alemana publicado ayer empeoró considerablemente en mayo respecto al mes anterior.

Por otra parte, la OCDE ha reducido del 1,9% al 1,2% las previsiones de crecimiento para 2005 en la eurozona, área a la que se dirige la mayor parte de las exportaciones germanas.

La OCDE opina que los tipos de interés del área deberían bajar en medio punto, hasta el 1,5%. No obstante, los expertos no esperan ningún movimiento de las tasas en la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de junio y la mayoría cree que la entidad no moverá el precio del dinero hasta finales de año, para incrementarlo.

Por su parte, las cifras de paro bajaron en mayo hasta situarse claramente por debajo de la barrera psicológica de los cinco millones de desempleados, en parte debido a los factores estacionales y en parte a las ofertas de empleo de baja remuneración dirigidas a los parados crónicos, según pronostican los expertos.

Según cálculos de los expertos, a la espera de que la Oficina Federal de empleo dé a conocer las cifras oficiales, el próximo 31 de mayo, el pasado mes se registraron entre 160.000 y 170.000 menos que el mes anterior.

La economía británica crece al menor ritmo en dos años

El PIB del Reino Unido subió un 0,5% en el primer trimestre del año, el crecimiento económico más débil en casi dos años, según cifras divulgadas ayer por la Oficina Central de Estadísticas. Si bien el sector servicios aumentó un 0,8% el primer trimestre, el volumen de la producción industrial descendió un 0,7%. Los expertos destacaron que es poco probable que el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra decida subir tipos (ahora en el 4,75%). Los analistas insistieron en que es muy probable que el banco decida mantener sin cambios el precio del dinero.