Handling

AENA abrirá en junio la puja por el servicio de aeropuertos

La patronal y los sindicatos de servicios en tierra de aeropuertos dan los últimos retoques al convenio colectivo del sector. æpermil;sta es la piedra de toque que ha paralizado durante años los concursos para renovar las licencias de handling. AENA cuenta con un pacto inmediato para convocar las licitaciones de los servicios de los aeródromos entre junio y octubre.

El acuerdo que ha provocado constantes retrasos en la renovación de las licencias de handling está a falta de flecos. Tres son los puntos que la patronal Aseata espera pulir para desbloquear definitivamente el convenio colectivos del sector antes del 1 de junio. La subrogación de la plantilla -lo que más preocupa a las empresas que concurrirán porque es uno de los principales costes-, la jornada máxima y el salario mínimo.

Con el pacto firmado, se abrirá el mes que viene el trámite de la licitación. Se hará en dos fases con la intención de que todos los servicios para renovar o dar una segunda licencia e incluso una tercera en los grandes aeropuertos estén convocados antes de octubre. En la primera fase se licitarán los servicios en tierra de los aeródromos con menor tráfico y algunos con posibilidades de crecimiento que serán gestionados por dos operadores. En total, serán 19 concesiones en 28 aeropuertos.

Unos dos meses después de iniciar este proceso, se convocará la fase para aeropuertos de mayor tráfico, en el que Palma de Mallorca podría dar entrada hasta a tres operadores. Habrá tres licencias para los de mayor peso. Es el calendario que manejan AENA y los grandes grupos de construcción y servicios que pujarán por su parte del pastel. En teoría, para completar la adjudicación de las distintas fases no debe transcurrir más de un año, según AENA.

El escollo que durante los últimos meses ha tenido en vía muerta la apertura de estos concursos ha sido la negociación laboral. Las posturas entre patronal y sindicatos han llegado a estar totalmente enfrentadas, hasta el punto de que convocaron una huelga para el pasado puente de mayo. Finalmente se desconvocó tras lograr un pacto de caballeros entre las partes en el que se reconocían buena parte de las demandas sindicales para el convenio colectivo que afecta a 14.000 trabajadores.

Los grupos constructores están deseando que el proceso se desbloquee cuanto antes. Saben que afrontan un jugoso negocio de más de 700 millones. De hecho, llevan meses preparados para competir y ya han firmado alianzas con socios especializados en el negocio aeroportuario para ganar posibilidades.

ACS, por ejemplo, ya ha decidido que acudirá a los concursos con su recién creada división Multiservicios Aeroportuarios, integrada en la filial Clece, de la mano del suizo Swissport, con una posición de peso en el negocio. El presidente, Florentino Pérez, ya recordó la semana pasada en la junta de accionistas que la prioridad en negocio son las concesiones y las de aeropuertos están en primera línea de prioridad.

Ferrovial concurrirá con un socio

Mientras, Ferrovial también tiene intención de concurrir en consorcio con otro socio, que aún no ha desvelado. Aunque la alianza está ultimada. Cuenta, además, con la experiencia en aeropuertos en el Reino Unido. Y Sacyr Vallehermoso, por su parte, creó en enero una sociedad al 50% con el grupo británico Servisair. Estos tres grupos intentarán arrebatar algunas licencias que ahora tienen sus rivales FCC (aliada a Air Europa) y Acciona. Nueve de ellas han caducado ya. Aunque tienen prórroga, algunas desde 2003, como la de Gran Canaria (gestionada por Eurohandling, que controlan al 50% FCC y Air Europa) o las de los dos aeropuertos de Tenerife (administradas por Ineuropa, en la que Acciona tiene el 80% y el aeropuerto de Fráncfort, el 20%).

Los experimentados

FCC y Acciona aspiran a mantener las licencias que ya controlan en algunos de los principales aeropuertos del país. La constructora de Esther Koplowitz ingresó 152 millones el año pasado por el negocio aeroportuario, división que ha reforzado este ejercicio con un nuevo contrato en Brujas.

Tres licencias en cinco grandes aeródromos

Repartir más el negocio. Es lo que ha decidido AENA en los grandes aeropuertos. Madrid, Barcelona y con toda probabilidad también Málaga y Alicante, tendrán tres operadores que gestionarán los servicios de asistencia en tierra. Y se estudia esta posibilidad incluso para Palma de Mallorca.

La renovación de las licencias supone abrir de nuevo el melón de un suculento negocio que desde hace años controla Iberia, además de FCC y Acciona con sus socios. El inicio de todo el proceso se debe a la directiva comunitaria de liberalización de servicios aeroportuarios de 1997.

En la primera fase de adjudicación que plantea AENA, habrá 16 aeropuertos que sacarán sólo una concesión, como La Coruña, Albacete, Burgos, Granada, Salamanca, Santander, Valladolid y Zaragoza, entre otros. En instalaciones de menor tamaño, se agruparán y habrá sólo un concurso para un operador único, como ocurre en La Gomera, El Hierro y La Palma, aunque en este último habrá una selección de un segundo operador.

Además, se elegirán dos operadores en ocho aeropuertos: Almería, Asturias, Gerona, Jerez de la Frontera, Murcia-San Javier, Reus, Vigo y Vitoria. Serán en total 11 concursos, como ya explicó el director general de AENA, Javier Marín el pasado febrero, cuando señaló que la primera fase empezaría en abril. Casi dos meses después, sigue bloqueada.