_
_
_
_
_
CincoSentidos

Un gallego moderno en la Cava Baja

La oferta en la Cava Baja permanece inalterable desde hace años: bares y locales castizos para tapear o comer a la manera tradicional, desde las clásicas alubias a los internacionales huevos estrellados de Lucio, pasando por los típicos mesones o las más recientes tabernas.

Pero en diciembre un nuevo restaurante se ha sumado a los establecimientos de esta popular calle del viejo Madrid. Se llama Orixe (Cava Baja, 17. Tel.: 91.354. 04.11), un nombre que delata su galleguismo aunque su apariencia no lo revele en absoluto. Se trata de un local muy moderno en el que se han recuperado las antiguas paredes de mampostería y las columnas de hierro, añadiendo elementos como el vidrio, el acero o enormes lámparas de diseño.

La cocina, sin embargo, responde a otros cánones. Comandada por Benedicto Borbolla, un asturiano formado en Francia, se nutre de platos gallegos del interior de corte casero, recetas sencillas con algún que otro guiño a la modernidad. No se sirven fastuosas mariscadas, pero sí unas deliciosas empanadas (atún, pulpo, bacalao, raxo) de masa fina y crujiente, unas originales croquetas de lacón con grelos (mejorarían sin la mermelada), un suave pastel de grelos con ajada, un pulpo a feira (correcto) o una estupenda tortilla jugosiña de cacheiras (patatas). Se puede compartir también una cazuela de callos con garbanzos (de sabor potente) o la ensalada de vieiras con cebolla caramelizada (un tanto insulsa).

Con los segundos el nivel desciende: está bien el milhojas de chipirones, pero el bacalao sobre un puré de patatas resulta vulgar, y el jarrete estofado, demasiado hecho. Una opción gustosa es el lacón con grelos, bien desgrasado y con un chorizo de primera. Además, a diario ofrecen guisos (arroz con pulpo, pollo campero con fideos, potaje de fabas con oreja... todos a 10 euros). Postres sencillos y una bodega corta, pero interesante, con predominio de vinos gallegos. Precio medio: 30-35 euros (sin vinos).

Archivado En

_
_