Hackers

Los piratas arrepentidos no resultan buenos empleados

Los piratas informáticos no son buenos empleados pese a sus excelentes conocimientos sobre los sistemas informáticos y su protección, ya que aunque estén arrepentidos tienen dificultades para someterse a las reglas de las empresas, estiman los expertos. "Obviamente es muy interesante tener una persona capaz de detectar los fallos (de un sistema) y el conocimiento de un pirata informático es muy valioso", explica Louise Yngstroem, profesor de seguridad informática en la universidad de Estocolmo.

Los piratas "lanzan ataques cada vez más sofisticados con el objetivo de comprometer las informaciones relativas a las empresas o identidades privadas", estimó recientemente el director adjunto del gigante estadounidense de la seguridad informática Symantec.

Algunos de ellos se ven a sí mismos como buenos samaritanos que ponen a prueba la seguridad de las empresas o envían programas anti-virus a través de un 'gusano' por internet, y esperan llamar la atención para ser contratados. En general, eso no funciona.

Por lo menos eso no fue lo que le ocurrió a un húngaro de 26 años que se introdujo ilegalmente en los sistemas del fabricante sueco de equipamiento en telecomunicaciones Ericsson y tuvo acceso a documentos clasificados como confidenciales.

A comienzos de abril, fue condenado en Suecia a tres años de prisión por "espionaje industrial grave y uso ilegal de informaciones secretas".

El joven admitió que se introdujo en el sistema intranet de Ericsson pero declaró que quería poner en evidencia los fallos en su seguridad informática "por provocación", con la esperanza de ser contratado por el grupo sueco.

Por su parte, el alemán Sven Jaschan, de sólo 18 años, y el origen del 'gusano' Sasser que infectó en mayo de 2004 a millones de ordenadores en todo el mundo, logró sin embargo seducir a una empresa alemana de protección informática.

Contratar a piratas informáticos da una mala imagen a una empresa, explica Mikko Hyppoenen, director de investigación antivirus de la sociedad finlandesa F-Secure, que se ocupa de seguridad en internet.