Aerolíneas

America West y US Airways acuerdan fusionarse para ahorrar 475 millones cada año

Dos de las compañías aéreas más grandes de Estados Unidos, America West Holdings y US Airways, han anunciado hoy un acuerdo de fusión para crear una nueva aerolínea con tarifas de bajo coste, para lo que calculan una inversión de alrededor de 1.500 millones de dólares (1.186 millones de euros). Las dos empresas esperan ahorrarse hasta 600 millones de dólares (475 millones de euros) cada año.

La fusión será efectiva una vez que US Airways, la séptima aerolínea de EE UU, reciba el visto bueno al plan de reorganización que quiere aplicar y para el cual se acogió en septiembre de 2004, por segunda vez en dos años, al conocido ¢Capítulo 11¢ de la Ley de Bancarrota de Estados Unidos.

La transacción tendrá que recibir por eso la aprobación del tribunal de Virginia que supervisa el proceso de reorganización de US Airways, así como la de los accionistas de America West, considerada como la octava aerolínea estadounidense por tamaño.

8.000 millones de euros

La nueva aerolínea operará con el nombre de US Airways y las previsiones indican que obtendrá unos ingresos anuales de unos 10.000 millones de dólares (7.910 millones de euros), y tendrá uno de los más bajos niveles de endeudamiento de las principales aerolíneas.

La nueva aerolínea prevé ventajas operativas de la estrecha relación que mantendrá con Air Canada, con la que compartirá algunas actividades en aeropuertos y también en labores de mantenimiento. Prevé, además, disponer de una flota principal de 361 aeronaves, comparado con las 419 que sumaban ambas a comienzos de este año.

Europa, campo abonado para las fusiones

La fusión de las dos compañías estadounidenses es la primera de cierta entidad de los últimos años en Norteamérica, pero el panorama del transporte aéreo en Europa está acostumbrado a operaciones de este tipo en los últimos años.

La primera fusión por importancia fue la que tuvo lugar el pasado año, entre la francesa Air France y la holandesa KLM. Tras la unión, ambas han conformado la primera compañía del mundo en cuanto a ingresos. Los ajustes de la fusión les han salido bien, y la compañía resultante anunciaba precisamente ayer que aumentaba sus beneficios un 20%, ganando 351 millones.

La otra fusión que ha cambiado el color de muchos de los aviones que surcan los cielos de Europa ha sido la de la alemana Lufthansa y la suiza Swiss Air, que fue anunciada a principios de año. Más complicada que la anterior, debido a que la segunda está participada por organismos públicos suizos, esta compra tiene como objetivo crear la segunda aerolínea por tamaño de Europa, tras la franco holandesa.

El mercado europeo asiste también atento a fusiones menores, como la que tuvo lugar en 2004 entre Virgin y la pequeña SN Brussels, y a los rumores continuos. En los parqués suena aún, de vez en cuando, la posibilidad de que Iberia se case con British Airways. La española lo desmiente, y declaraba sin tapujos a finales de 2004 que acaricia la idea de salir de compras a Latinoamérica.