Conflicto

China ignora las presiones de EE UU para que revalorice el yuan y restrinja la exportación textil

Las presiones van en aumento, pero China no parece asustarse, y rechaza las críticas de Estados Unidos, que amenaza con pasar de las palabras a los hechos. Ayer, el Tesoro estadounidense advirtió a Pekín de que puede llegar a caer en el pozo que es la categoría de ¢socio comercial manipulador¢ si no flexibiliza pronto su tipo de cambio.

La cuestión del tipo de cambio del yuan es la clave para paliar en parte la situación actual de bloqueo del mercado de divisas mundial. Con la moneda estadounidense devaluada por su doble déficit, el fiscal y el comercial, y el euro aprovechando esa situación para hacerse fuerte, una devaluación del Yuan ayudaría al dólar, según todos los expertos, a reforzar su valor.

El conflicto surge por el hecho de que el yuan barato ayuda a las exportaciones Chinas a ser aún más competitivas de lo que son en los mercados occidentales. Una práctica que EE UU considera ¢distorsionadora¢, y que no sólo supone un lastre para la economía americana, sino también una amenaza al crecimiento económico mundial. El yuan está atado a un cambio fijo de 8,28 unidades por dólar desde la crisis financiera que sacudió Asia en 1997/98.

Al recrudecido conflicto cambiario se suma el comercial, suscitado por la explosión de las importaciones del textil asiático por parte de los estados occidentales. Mientras en Europa aumentan las voces que piden restricciones a esos intercambios, que amenazan con destrozar la industria autóctona, EE UU ha tomado ya la vía de los hechos, y ha restringido ya las importaciones de pantalones, zapatillas y ropa interior.