Antonio Beteta

'Solbes tiene que poner dinero sobre la mesa como hizo el PP'

Antonio Beteta es el padre del modelo actual de financiación local y participó de forma decisiva en el de financiación autonómica, cuando era secretario general de Política Territorial en el Ministerio de Hacienda de la era Montoro. Beteta comenta con Cinco Días los nuevos cambios que se avecinan en la financiación territorial.

Pregunta ¿La financiación autonómica necesita correcciones o un nuevo modelo?

Respuesta El actual ha dado pasos muy importantes en atribución de corresponsabilidad fiscal y autonomía en el gasto. Ahora, las comunidades tienen una capacidad fiscal superior a la de antes de 2001. No obstante, se puede mejorar. Hay determinados tributos en los que no se cedió capacidad normativa o ésta se limitó, con lo que puede ser incrementada.

'La propuesta catalana es imposible de asumir porque su resultado no suma cien'

'Hace falta dotar un fondo adicional para garantizar igual financiación per cápita'

Otro aspecto a corregir es el de la población. Desde el año base en que se adoptó el modelo (1999) hasta la fecha ha habido un crecimiento desmesurado de la población por la emigración. Los cálculos han quedado desfasados. La financiación que hay para la prestación de estos servicios esenciales ha caído en picado. Es preciso que la administración del Estado recapacite sobre esta circunstancia. Además, la población no ha crecido de forma homogénea. Los inmigrantes se han focalizado en Madrid, Cataluña y resto del Mediterráneo.

Creo que haría falta dotar un fondo adicional para garantizar una financiación per capita equivalente. No necesariamente tiene que llegar al 100%, puede quedarse en el 95%. Tampoco es obligatorio que se cubra en un año, podría hacerse en cuatro años. Con ello se adecuaría las necesidades de las comunidades a la población real. No obstante, deben seguir existiendo también otros factores correctores como la dispersión, la insularidad, la extensión territorial.

P ¿Cómo se nutriría ese fondo?

R Con los Presupuestos Generales del Estado. El fondo podría cubrirse elevando las cuantías de cesión tributaria que tienen las comunidades. En su momento, se pusieron límites para evitar que muchas de ellas les sucediera como les ocurre a Madrid y Baleares, que tienen que devolver recursos. Ahora es posible un incremento del porcentaje sin que ello ocurra.

P ¿Hay margen en IVA, IRPF e impuestos especiales?

R En todos ellos; son fácilmente territorializables. En cambio, avanzar en el impuesto de sociedades es muy complejo por las dificultades para lograr un consenso sobre la sede de las empresas.

P ¿El Estado central debe rascarse el bolsillo, por tanto?

R Todos los nuevos sistemas de financiación han costado dinero y ninguna comunidad ha perdido recursos respecto al año base. El Gobierno del PP fue consciente de esto y puso muchos millones de euros en la anterior negociación. Y se alcanzó un acuerdo unánime. Lo primero que tiene que hacer el vicepresidente Solbes es saber cuánto dinero desea poner. Sólo entonces, cuando se hable de recursos adicionales por parte del Estado, podremos empezar a discutir son seriedad. Solbes tiene que poner dinero sobre la mesa como hizo el PP. Mientras no lo haga nos encontraremos con un lío político muy serio, pero no abordaremos con seriedad el problema.

P Solbes ofrece elevar la capacidad normativa. ¿Qué problemas acarrea?

R La armonización. Es un límite claro en los impuestos indirectos, ya que la UE presiona para que tengan un mismo trato. Por tanto, sólo caben actuaciones en impuestos directos. La libertad es casi total en los tributos cedidos. Sólo nos resta entonces actuar en el IRPF, donde hay limitaciones que pueden eliminarse en el tipo de deducciones y la tarifa.

'Nos deben unos 1.400 millones por población'

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, insiste en que a la comunidad se le discrimina. ¿Qué recursos le adeuda el Estado central?

Aparte de las menores inversiones, está calculada en unos 1.400 millones de euros la cuantía por la no adecuación de la variable población. Hay 650.000 ciudadanos madrileños más que en 1999 (año base del actual modelo de financiación), un crecimiento brutal, sin parangón en otras comunidades. Esto nos lleva a reclamar dinero al Gobierno central porque no se han puesto en funcionamiento los mecanismos compensatorios.

El alcalde Ruiz Gallardón quiere una ley especial de capitalidad para mejorar los ingresos del Ayuntamiento de Madrid. ¿Sería correcto cederle una mayor parte del IRPF?

Sí. El Ayuntamiento de Madrid obtiene una parte muy pequeña de los recursos tributarios del Estado y una muy grande por vía de transferencias. Poder elevar la parte de tributos es razonable, minorando la transferencial. Así, la buena evolución económica de la ciudad beneficiaría a sus finanzas y el ayuntamiento tendría una financiación adecuada a los servicios que presta.

¿Los municipios necesitan más competencias, más recursos o ambas?

Ambas cosas. Ahora los ayuntamientos están haciendo frente a numerosas políticas para las que no tienen un título competencial claro. Por otra parte, es deseable transferir más ingresos tanto desde el Estado central como de las comunidades autónomas.

'No se puede ligar la financiación a la reforma de los estatutos'

Beteta se muestra contrario a la propuesta de la Generalitat de financiación para Cataluña. 'Es imposible asumirla. Las comunidades deben tener necesariamente el mismo sistema de financiación y la propuesta catalana no suma cien para todas, sino más de cien. Además, no sólo es inviable económicamente, también lo es jurídicamente. Está pensada sólo para Cataluña, con un modelo diferenciado del conjunto de comunidades. Por tanto, es un modelo insolidario e inconcebible que sea aprobado con las actuales reglas de juego', comenta.

El portavoz del PP critica también que la oferta catalana de financiación se quiera incluir en la reforma de su estatuto de autonomía. 'No se puede ligar la financiación a la reforma de los estatutos. Son dos cosas diferentes. Un estatuto forma parte del bloque constitucional. Es cierto que el principio constitucional de solidaridad debe regir el sistema de financiación, pero son dos asuntos diferentes. En cambio, sí ligaría la reforma de la financiación autonómica con la local. Si va a haber una transferencia competencial desde las comunidades y el Estado central hacia los ayuntamientos, es lógico ligarlas para poder arbitrar una participación tributaria de los ayuntamientos en los ingresos de unos y otros, o bien una cesión de figuras tributarias', añade.

Beteta también rechaza un giro hacia un modelo federal alemán. 'El Estado de las autonomías es ampliamente descentralizado, en algunos casos más que los propios länder', señala. Lo mismo ocurre cuando se le pregunta si vale la pena crear agencias tributarias autonómicas. 'Es un tema que me preocupa. Puede dificultar la lucha eficaz contra el fraude fiscal.

Quizá se profundizó hace años de forma insuficiente en la participación de las comunidades en la gestión de la Agencia Tributaria, pero siempre será bueno para todos el que haya una agencia estatal', agrega.