Telefonía 3G

La tecnología HSDPA multiplica por diez la velocidad actual del UMTS

Las operadoras móviles tienen previsto desplegar en los próximos meses la nueva tecnología HSDPA, que ampliará la velocidad de transmisión de las redes de tercera generación hasta los 14 megabytes por segundo (Mbps) desde los actuales 384 kilobytes por segundo (Kbps), lo que permitirá ofertar servicios avanzados triple play (voz, vídeo y audio).

Ericsson explica que ha iniciado conversaciones con las dos operadoras españolas de las que es proveedor -Telefónica Móviles y Amena- con el objetivo de comenzar el despliegue de esta tecnología HSDPA durante la segunda mitad del año. æpermil;sta representa un salto cualitativo en el potencial de la telefonía móvil de tercera generación (3G o UMTS), al ampliar desde un primer momento la velocidad de transferencia de información hasta los 4,3 Mbps, desde el actual máximo de 384 kilobytes por segundo (Kbps).

El experto en UMTS de la compañía sueca, Antonio Alcalde, subrayaba ayer en la presentación de la tecnología HSDPA, que ya funciona comercialmente en Japón y los Estados Unidos, que ésta permitirá podrá alcanzar, en un segundo paso previsto para mediados de 2006, una velocidad de transmisión de 14 Mbps.

Según las previsiones de Ericsson, las primeras tarjetas HSDPA para ordenadores portátiles estarán disponibles en la segunda mitad del año, con una capacidad de transmisión de hasta 1,8 Mbps. Seis meses después saldrán al mercado los primeros dispositivos adaptados (teléfonos móviles y agendas electrónicas o PDA), y en la segunda mitad de 2006 ya estará lista la segunda generación de tarjetas PC, con velocidades máximas de 7,3 Mbps, y nuevos terminales con capacidad de transmisión de hasta 3,6 Mbps.

Nuevos servicios multimedia

El despliegue de HSDPA no implica la ampliación del espectro -un bien limitado-, ya que compartirá la misma frecuencia actualmente utilizada por las operadoras, y tampoco requerirá el desarrollo de una nueva infraestructura, puesto que aprovechará las mismas antenas UMTS. Asimismo, las operadoras de telefonía móvil contarán con la ventaja de contar desde un primer momento con terminales adaptados a esta nueva tecnología.

La incorporación del HSDPA a la actual 3G permitirá a las operadoras ofrecer a través de teléfonos móviles u ordenadores portátiles una amplia gama de servicios que hasta ahora eran propios de conexiones ADSL o cable, como acceso a Internet de alta velocidad, y descargas audiovisuales de gran calidad, incluida la televisión.

El rápido despliegue de la telefonía móvil 3G o UMTS se traduce ya en 61 redes en servicio en todo el mundo, la mayoría de ellas en Europa, y un total de 22 millones de usuarios. Los expertos de Ericsson destacaron que el desarrollo de la banda ancha móvil también cuenta a su favor con las crecientes ventas de ordenadores portátiles, que ya representan el 40 por ciento sobre el total.