Pacto

Gobierno, Cataluña y constructoras pactan que el AVE llegue a Barcelona en 2008

Fomento, la Generalitat, los ayuntamientos de la zona, las constructoras y Renfe han llegado a un pacto para intentar que el AVE llegue a Barcelona en el primer trimestre de 2008. Los interlocutores han formado un comité de control para coordinar las obras de los cuatro tramos de 12,7 kilómetros urbanos de entrada a Barcelona, cuyos contratos ha firmado de forma urgente el Adif en dos recientes consejos extraordinarios.

El Ministerio de Fomento, la Generalitat de Cataluña, los ayuntamientos implicados, Renfe y las empresas adjudicatarias de las obras, han llegado a un acuerdo para intentar, 'si no se presentan causas de fuerza mayor', que el AVE entre en servicio en Barcelona en el primer trimestre de 2008, aseguraron fuentes oficiales del Adif, el ente público que construye la línea entre Madrid y la capital catalana, cuyo presidente es Antonio González Marín.

Con este objetivo, las partes han creado un comité de seguimiento que se encargará de la coordinación y supervisión de la construcción de los cuatro tramos en los que se ha dividido la entrada en Barcelona, desde Sant Joan Despí a la estación de Sants. Esta infraestructura tiene 12,7 kilómetros de longitud, en una parte significativa es subterránea, y su conflictiva construcción se ha convertido en el cuello de botella que retrasa las expectativas de finalización del AVE entre Barcelona y Madrid.

Este plan, aunque tenga éxito, no impedirá que Toledo, Málaga y Valladolid tengan servicio de AVE antes que la capital catalana.

El Adif reconoce que el reto no es imposible y que obligará a poner en seis meses la vía y la señalización

La Cámara de Comercio de Barcelona encabezó en marzo un movimiento de protesta para poner de manifiesto que el AVE no llegaría a Barcelona al menos hasta el año 2009.

Las fuentes oficiales del Adif citadas han señalado que 'los desacuerdos entre las partes implicadas en el diseño de la entrada de la línea por el casco urbano de Barcelona hasta la estación de Sants ya se han superado y ahora existe un amplio acuerdo para que pueda prestarse el servicio desde el primer trimestre de 2008'.

Como prueba de este clima de colaboración, siempre según la fuente citada, los plazos de ejecución de las obras de infraestructura de los cuatro tramos conflictivos 'se han reducido hasta los límites que resultan razonables'. El Adif ha convocado dos consejos extraordinarios en el último mes, uno de ellos el pasado martes, con el fin de acelerar la firmar de los contratos de adjudicación de las obras, que 'comenzarán simultáneamente a principios de junio'.

Plazos

Los plazos de ejecución van de 19 a 23,5 meses, con lo que la obra civil podría estar lista en junio de 2007. El Adif está persuadido de que 'con un control riguroso de los trabajos, en un plazo de seis meses se podrá instalar la vía, montar la catenaria y la señalización, poner a punto todos los sistemas y hacer las pruebas correspondientes'.

Señala que 'tanta premura sería imposible si estuviéramos hablando de unas obras que afectaran a 100 kilómetros o más; pero siendo un tramo relativamente corto no es imposible hacer el esfuerzo para cumplir este plazo. En este calendario el servicio Madrid Atocha-Barcelona Sants podría inaugurarse en el primer trimestre de 2008. Las fuentes de Adif reconocen que el reto 'es difícil, pero no imposible' y señalan que 'si finalmente el calendario choca con alguna causa de fuerza mayor, siempre se optará por garantizar la calidad y seguridad del servicio'.

Empresas comprometidas

Las adjudicatarias de los cuatro tramos más conflictivos del acceso del AVE a Barcelona están dispuestas a prestar todo su apoyo para lograr el objetivo de inaugurar el servicio desde la capital catalana en el primer trimestre de 2008, según aseguran fuentes oficiales del Adif. Entre las adjudicatarias de estos tramos se encuentran Nexo, Corsan-Corvian, Obrascón, Agrupación Guinovart o Sacyr. Todas ellas han participado en los concursos de los cuatro tramos y 'conocen cuales son las dificultades del conjunto de la obra, lo que facilitará la necesaria coordinación entre ellas', según afirman en el Adif. Durante las pasadas semanas se especuló con la posibilidad de que, ante las dificultades que presenta el acceso del AVE a Barcelona, se podría decidir inaugurar el servicio desde el pueblo de El Prat en 2007, y completar las obras de entrada con mayor sosiego. Esta posibilidad ha sido rechazada de plano por el Adif.