Valores

Morgan Stanley apuesta por farmacia, nucleares y tecnología

Javier Estrada, director de inversiones de Morgan Stanley, espera que los índices bursátiles europeos cierren el año con rentabilidades positivas, pero modestas

Los datos apuntan a que el crecimiento económico en la segunda parte del año no va a comportarse bien, ni en Estados Unidos ni en Europa, pero esa es la visión de una parte de los analistas. Los que están analizando el mercado desde abajo, desde las empresas, están impulsando las compras', señala Javier Estrada, director de inversiones de Morgan Stanley Gestión. 'Estos últimos ven que los resultados empresariales son fuertes y que los retornos sobre capital son buenos, por lo que no tenemos una situación comparable a la de 2002', añade. 'Entonces la desaceleración encontró a las compañías corriendo a toda velocidad, mientras que ahora están cautas'.

La buena salud corporativa podría hacer que el crecimiento sea más sostenible de lo que ahora marcan los números, destaca. No obstante, la estrategia de Morgan Stanley es cauta y conlleva un giro sectorial, 'aunque no estamos siendo pesimistas, ya que creemos que el segundo factor se va a imponer', indica Estrada. Y es que también en Europa 'los resultados están siendo relativamente buenos, aunque hemos tenido algunas decepciones en tecnológicas, frente al buen comportamiento de farmacia'. Pero 'se están produciendo más sorpresas positivas en Estados Unidos que en Europa, incluso el sector tecnológico se ha comportado bien, a excepción de semiconductores', agrega el director de Morgan Stanley.

Pero en EE UU también existen problemas importantes, como el del sector del automóvil, tanto por la subida de los costes, materiales y sociales, como por la pérdida progresiva de cuota de mercado. 'Creemos que General Motors está coqueteando con la posibilidad de suspender pagos para tener una posición fuerte ante los sindicatos, renegociar con ellos y reducir costes', subraya.

'Y es muy curioso ver', indica, 'cómo el presidente de Toyota ha manifestado que va a intentar ayudar a un rival, con el aumento de precios de sus vehículos en Estados Unidos para evitar la presión que supone que una compañía como General Motors tenga problemas más graves'. El director de Morgan Stanley cree además 'que es una empresa demasiado grande para caer y que el Gobierno federal la ayudará, como lo ha hecho con las aerolíneas'.

Pero estima que esta crisis no va a afectar a valores como las empresas de acero, ya que su mercado está muy sostenido. 'La demanda de acero inoxidable, que tiene un comportamiento diferente, sigue siendo elevada en Asia y Estados Unidos y algo más floja en Europa. Y la de acero común sigue siendo elevada, aunque el tema que más le afecta es China, si ese país es ya autosuficiente o no', manifiesta. Los problemas de General Motors sí están afectando al mercado de crédito, 'ya que es uno de lo mayores emisores de deuda, y ha sido uno de los factores que ha provocado la subida de la prima de riesgo'.

¿Hacia dónde dará ese giro Morgan Stanley? Estrada señala que se mantiene un debate, ya largo, entre los analistas de Bolsa sobre si es mejor apostar por compañías growth (en las que el crecimiento es muy importante) o value (valores más sólidos). 'Llevamos cuatro años y medio en los que estas últimas empresas lo hacen mejor que los sectores en crecimiento. Por eso existe la idea que hay que cambiar ya de rumbo', añade. 'Pero lo curioso es que hay compañías que están en la mitad, y alguna de las que se están beneficiando más del giro del mercado son las farmacéuticas'.

Farmacia ha sido tradicionalmente un sector de crecimiento, 'pero ahora es mixto. Y en situaciones de bajada del crecimiento económico, lo sigue haciendo bien, destaca. 'Creemos ademas que es un sector que tiene mucha capacidad para recortar gastos'. Otra apuesta son las eléctricas que están ligadas a energía nuclear, 'como las británicas, que lo están haciendo muy bien. Están, por el contrario, empezando a sufrir sectores más cíclicos, como materiales y mineras, que lo habían hecho muy bien'. También petróleo y gas, 'que tuvieron un arranque del año extraordinario'.

Al analizar la posible evolución de los mercados en los próximos meses, Estrada señala que 'por un lado, tenemos al petróleo más flojo y los tipos de interés en Estados Unidos, que en el largo plazo están cayendo mucho. Esos son los dos factores que más nos preocupaban que fueran para arriba, pero no está ocurriendo así. Y eso puede suponer una cierta reacción en la segunda parte del año'. agrega.

Asimismo, 'estamos aumentado algo en tecnológicas, porque los precios están bajos, especialmente en software y hardware', afirma. 'Y luego hemos rebajado algunas posiciones, que estaban muy sobreponderadas, en energía'. El director de inversiones de Morgan Stanley en España indica que han vendido los valores más expuestos a la actividad de upstream (producción de hidrocarburos) y, por el contrario, apuestan por refino. 'Es un movimiento más táctico, de corto plazo, porque veíamos que las subidas estaban agotadas'. Respecto a otros mercados, 'en Rusia tenemos un interés creciente y hemos escuchado con atención el discurso de Putin para tranquilizar a los inversores'.

'Europa lo está haciendo mejor'

Pese a las incertidumbres macroeconómicas, Javier Estrada afirma que prefiere el mercado europeo, 'que lo está haciendo mejor tanto cuando baja como cuando sube la Bolsa'. Y cree que los inversores volverán a tener más confianza en la renta variable como la mejor alternativa. Además, hasta ahora no ha detectado grandes flujos de dinero a otras inversiones. No es partidario de cambios bruscos en las carteras, a no ser que se produzcan condiciones extremas en el mercado. 'Lo mejor es mantener un perfil más o menos homogéneo y hacer cambios en la segunda línea', señala Javier Estrada.

Respecto a la cartera recomendada, señala que en este momento un inversor que sea conservador no debería tener un peso de renta variable superior al 25%. 'Para uno con perfil moderado, nosotros recomendamos un peso algo por encima del 50%. Y para un inversor más a largo plazo, con más capacidad de exposición, un 80%'. El resto, aconseja, básicamente en renta fija y activos monetarios. 'Dejamos un porcentaje de la cartera para convertibles e inversión inmobiliaria. æpermil;sta la encauzamos a través de empresas europeas del sector que cotizan en Bolsa, que están teniendo un comportamiento muy bueno', añade.

Pero también tiene la vista puesta en China e India. 'Por diferentes vías, se van a convertir en dos de los principales jugadores económicos del siglo XXI. Habrá que asumir que se registrarán altibajos, pero hay que estar pendientes de esos mercados. Ahora estamos esperando las decisiones que va a tomar China con su divisa', agrega.