Mario Abajo

'No sé si es bueno comprar acciones, pero sí sé que mis ahorros están aquí'

El fabricante de ascensores destina más del 90% de sus beneficios a remunerar al accionista, la cifra más alta del mercado. Su principal ejecutivo cree que la empresa salvará sin problemas la caída del ciclo inmobiliario

Una vida ligada a los ascensores. Mario Abajo (Madrid, 1944) lleva en Zardoya Otis más de tres décadas. Empezó como director de marketing y desde 1992 es el consejero delegado. En el edificio de la compañía todo está etiquetado. En breve se mudan a otra sede donde seguro que llevarán la vieja pizarra de Abajo. 'Fui profesor de industriales y no me acostumbro a las pantallas con puntero óptico. Me quedo con la tiza que nunca falla', asegura.

Pregunta. En el primer trimestre el beneficio subió un 8%. Sin embargo, las ventas se estancaron. ¿Por qué?

Respuesta. Las ventas nuevas subieron un 2,6% y los ingresos por servicios un 4%. Fue la caída de la exportación, un 30%, la que se comió la mejora. El dato no es para preocuparse puesto que las ventas al exterior suponen sólo el 10% de la cifra de negocio. Además confío que en el segundo trimestre las ventas volverán a crecer. Creo que al final el ejercicio será parecido al de 2004, es decir con subidas en torno al 4%.

P. ¿Qué previsiones de crecimiento manejan para el beneficio neto? ¿Cómo está su cartera de pedidos?

R. La previsión es que el beneficio crezca en 2005 al mismo ritmo que en el primer trimestre, un 8%. Es cierto que en cuanto a nuevas instalaciones será difícil ver un comportamiento similar el resto del año puesto que de enero a marzo ha pesado mucho el contrato de la torre de Repsol y que en el mercado de la vivienda percibimos que deja de crecer. Sin embargo, la firma de contratos continúa a buen ritmo y la cartera de pedidos está en el nivel más alto de su historia. Los contratos pendientes de ejecutar ascienden a 142 millones de euros.

P. ¿Han cuantificado en qué medida les afectará la desaceleración del ciclo inmobiliario?

R. La venta de ascensores en edificios nuevos representa sólo el 25% de la facturación. Por lo tanto, este fenómeno no nos preocupa mucho. Además, a corto plazo la cartera de pedidos es muy alta y en 2005 los resultados no se verán afectados. ¿Qué pasará después? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que Zardoya ya ha sobrevivido a situaciones similares. La desaceleración en el ciclo constructor suele coincidir con un aumento de los ascensores que entran en fase de reparación puesto que se vendieron en la parte alta. Esta circunstancia explica la enorme fiabilidad y seguridad de nuestra cuenta de resultados.

P. La división de servicios (65% de las ventas) es la más importante de Zardoya. ¿Esperan cambios en la regulación sobre seguridad de los ascensores que le beneficien?

R. En febrero se publicó el Real Decreto 57/2005 que recoge la adaptación a España de las medidas europeas Snel. Son 16 medidas de seguridad integral. Algunas ya están implantadas pero otras no. Esto hace que sea difícil de cuantificar qué impacto tendrá su aplicación en nuestros resultados, aunque sin duda supondrán un potencial interesante ya que se extenderán, en función de cuándo haya sido la última revisión, por un plazo entre cinco y seis años.

P. Portis, especializada en puertas automáticas, es la única incursión de Zardoya fuera de su negocio principal. ¿Cómo evoluciona esta división? ¿Entrarán en nuevos negocios?

R. Para nosotros es muy importante la focalización y no nos planteamos entrar en nuevos sectores. Lo que ocurre con Portis es que el negocio de puertas automáticas tiene bastantes similitudes con el de ascensores. Esta división ya es rentable, creciendo a un ritmo superior al de ascensores. Tras la adquisición de Rolltore sus ventas pueden alcanzar este año los 20 millones de euros.

P. ¿Se sabe ya a cuánto ha ascendido la adquisición de Rolltore? ¿Habrá nuevas compras en este sector?

R. El importe aún no se sabe por la auditoría. En mi opinión, seguiremos creciendo en este negocio.

P. Zardoya destina más del 90% de sus beneficios al dividendo. Además realiza ampliaciones liberadas. ¿Continuará mucho tiempo esta política?

R. Es una decisión que compete al consejo. Sin embargo, nuestra trayectoria, llevamos 100 trimestres repartiendo dividendos trimestrales y más de 20 ampliaciones gratuitas, y nuestro plan de negocio nos permiten ser optimistas.

P. ¿No cree que devolver a los accionistas casi todos los beneficios puede hacer ineficiente la estructura de capital de la compañía?

R. Es verdad que no aprovechamos nuestra gran posición de tesorería. Sin embargo, nuestro lema es 'zapatero a tus zapatos'. A pesar de ello, en los últimos años hemos comprado cerca de 80 pequeñas compañías. Como es lógico, las adquisiciones son cada vez más caras y no se trata de invertir a ciegas sino garantizando una rentabilidad. La velocidad de las operaciones disminuye pero seguiremos comprando, sobre todo en ascensores y puertas automáticas.

P. El capital flotante está por debajo del 40%. ¿Se podría dar una opa de exclusión por parte de United Technologies accionista de control con el 51% del capital?

R. Es una decisión del consejo y del principal accionista. Sin embargo, como dijo el presidente Javier Zardoya en la última junta, no parece previsible una exclusión a los precios actuales.

P. Y si la acción cayera...

R. Entonces no lo sé. Pero a los niveles actuales no es previsible. Además a Zardoya le resulta rentable cotizar. Estar en Bolsa, aunque no lo parezca, tiene una serie de ventajas. Por un lado nos da notoriedad. Además los 20.000 accionistas de la compañía son nuestros aliados en las juntas de vecinos. Y nos obliga a ser transparentes, a hacer una gimnasia, que es muy buena para la salud empresarial.

P. Desde 2000 la cotización se ha multiplicado por cinco. Por Zardoya se pagan 30 veces sus beneficios cuando su media histórica es de 20 veces. ¿Cómo convencería a un inversor para que comprase a estos precios?

R. Es una pregunta que me hacen con frecuencia nuestros trabajadores. Yo siempre contesto de la misma forma: no sé si será bueno invertir en Zardoya pero gran parte de mis ahorros están en la compañía tiene el 0,26% del capital. Creo que el inversor compra zardoyas por el dividendo y por las ampliaciones. Lo que hoy puede parecer caro en un año ya no lo es tanto. Esto crea una fidelidad al valor y cuando baja un poco inmediatamente hay inversores dispuestos a comprar, lo que mantiene la cotización en niveles altos.

P. ¿Están pendientes de la firma de contratos para suministrar ascensores en nuevos edificios emblemáticos?

R. Sí. Ya tenemos la torre Repsol y la ciudad financiera del Santander. Que yo sepa aún hay una torre por adjudicar en Plaza de Castilla Madrid.