æscaron;ltima

El 'puente aéreo' de los ministros españoles con Washington

En Georgetown, la misma universidad de Washington en la que José María Aznar dijo que el problema 'de España con Al Qaeda empieza en el siglo VIII', el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, habló el viernes de justicia y libertad en Europa y de lucha contra el terrorismo. López Aguilar pronunció un discurso cuyas notas incluían, entre otras, la mención de lo inusual del fenómeno actual de 'privatización de la guerra'. Tras el encuentro en la universidad fue entrevistado por varios canales de la cadena de la CNN.

Su paso por la televisión era uno de los últimos compromisos de una agenda que le ha llevado a Washington durante tres días, una estancia durante la que compartió almuerzo con su homólogo, el fiscal general del Estado, Alberto Gonzales.

No es la primera vez que Gonzales se encuentra con un ministro español y tampoco que la CNN hace una ronda de entrevistas con un miembro del Gobierno español. El responsable de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, también fue entrevistado por el popular periodista Wolf Blitzer, y José Antonio Alonso, ministro de Interior, se vio con el fiscal.

Y es que López Aguilar es el cuarto ministro español que en menos de un mes ha viajado a EE UU, un país con el que las relaciones se tensaron tras anunciar José Luis Rodríguez Zapatero la salida de las tropas españolas de Irak. En la Casa Blanca, mucho más cercana a Aznar, sentó muy mal el rápido anuncio público del recién elegido presidente español. Fuentes diplomáticas admiten que desde entonces las relaciones no son tan fluidas como antes. Pero a nivel de ministros no hay alejamiento. Unas semanas antes de que empezara esta ronda de visitas, el embajador de España en EE UU, Carlos Westendorp, aseguraba en una conferencia en Nueva York que en España había cierta obsesión por parte de algunos medios de comunicación por medir con cronómetro los encuentros y llamadas entre responsables de los dos países para concluir muy a la ligera que las relaciones bilaterales estaban muy perjudicadas.

De todos los ministros que han ido a Washington esta primavera, el más viajero ha sido José Bono. El titular de Defensa visitó Florida, Virginia y Washington, pero cerró su viaje en Nueva York, donde ofreció una recepción en el buque escuela Juan Sebastián Elcano. Antes, se entrevistó con el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, quien le había invitado al Pentágono durante la reunión de la OTAN de Niza, el pasado mes de febrero.

En la rueda de prensa posterior a este encuentro ambos responsables minimizaron los desencuentros del pasado e incluso los actuales, ya que Rumsfeld evitó profundizar en la polémica sobre la venta de armas por parte de España a Venezuela. Rumsfeld, sin embargo, enfatizó la ayuda de España en Afganistán en una campechana comparecencia ante la prensa de la que queda para la posteridad la confesión del estadounidense de que en su día corrió en los encierros de San Fermín.

El puente aéreo ministerial concluirá con la próxima visita de la ministra de Educación, Carmen Calvo, que aún no tiene fecha de llegada.

La agenda viajera de ministros españoles a EE UU se dará por concluida con la visita de la responsable de Educación, Carmen Calvo, quien aún no tiene fecha de llegada