Mercado de préstamos

Las familias siguen endeudándose y baten marcas históricas

La deuda financiera de las familias españolas (préstamos, créditos y otras cuentas pendientes de pago) llegó en 2004 a un nuevo máximo histórico, sumando un total de 95.183 millones de euros, lo que representa el 74,5% del Producto Interior Bruto español.

Según los últimos datos del Banco de España, las deudas de las familias crecieron en el año 2004 a un ritmo del 17,5% lo que en términos absolutos supuso un aumento de unos 90.000 millones de euros.

Mientras se producía esta fuerte alza, el importe de sus activos financieros (acciones, fondos, depósitos, seguros, dinero en efectivo, etc.), creció a un ritmo significativamente inferior, el 9,2%. Estos nuevos datos del Banco de España ponen de manifiesto que las familias continúan con el fuerte ritmo de endeudamiento de los últimos ejercicios, y que ha provocado que los pasivos se hayan casi triplicado desde 1996, cuando apenas superaban los 200.000 millones de euros.

El sector inmobiliario, principal responsable

El crecimiento de las deudas de las familias fue especialmente significativo en los créditos a largo plazo, que aumentaron a un ritmo del 20%, y que con sus 502.145 millones de euros en términos absolutos suponen el grueso de los pasivos financieros de los hogares.

Esto es consecuencia directa de que el sector inmobiliario, al que se destinan los créditos a largo plazo en el caso de los hogares, continúa siendo uno de los objetivos

principales de inversión de las familias.

Los expertos insisten en que los bajos tipos de interés y el incremento del precio de las viviendas siguen provocando esta subida en los pasivos de las familias, pese a las advertencias que desde diversas instituciones, incluida el Banco de España, se hace a las

entidades financieras para que moderen la concesión de créditos hipotecarios.

En cuanto a los activos financieros en poder de las familias, el volumen total al cierre de 2004 se situó igualmente en máximo histórico, con 1,36 billones de euros, 115.000 millones más que un año antes.

Por su parte, la riqueza financiera neta de las familias (activos menos deudas) también cerró el pasado ejercicio en su máximo histórico, con 770.227 millones de euros, 26.000 millones más que en 2003.

No obstante, este total equivale al 96,4% del PIB, y está aún lejos de los niveles -cercanos al 130% del PIB- que se registraron en los años 1998 y 1999, coincidiendo con el momento más dulce de la llamada "burbuja tecnológica".