Barómetro Empresarial Cinco Días-Metroscopia

Recelo sobre el papel de las Cámaras de Comercio

Los gestores dan prioridad al cumplimiento de códigos éticos y el mantenimiento de un buen clima laboral

El 61% de los empresarios consultados afirma que parte de alguna asociación empresarial, al margen de la obligada pertenencia a la correspondiente Cámara de Comercio. Los valores son ligeramente superiores en industria y comercio (en torno al 65%), seguidos del sector servicios. Construcción es, de largo, el sector con menor porcentaje de afiliación declarada: apenas un 38%.

La mayoría de los sondeados cree en la utilidad de pertenecer a alguna organización de esta naturaleza, otorgándole una puntuación de 6,26 sobre 10.

Sin embargo, la utilidad que encuentran a pertenecer a una Cámara de Comercio no llega al aprobado (4,45). En consonancia, la inmensa mayoría considera que la afiliación a las Cámaras debería ser voluntaria.

Los encuestados están bastante de acuerdo con la afirmación de que la existencia de estas agrupaciones ya no es necesaria y el grado de satisfacción con su funcionamiento no alcanza el aprobado.

El último Barómetro Empresarial Cinco Días-Metroscopia pone también en evidencia la importancia que los gestores dan al componente ético de la empresa. El sondeo refleja una fuerte preocupación empresarial por este aspecto, al tiempo que denota cierta autocomplacencia al referirse al grado de satisfacción de los empleados de sus propias empresas.

El cumplimiento estricto de un código ético en las relaciones profesionales tiene una importancia de 8,63 puntos sobre 10 posibles para los empresarios consultados, que consideran que su propia empresa le otorga una valoración ligeramente menor a la media, aunque también considerablemente alta (8,16).

Los empresarios del sector de la construcción son los que más importancia otorgan al componente ético. Un fenómeno probablemente ligado al hecho de que las compañías de este sector han sido vistas tradicionalmente como más proclives a verse implicadas en escándalos de corrupción.

Los siguientes aspectos que más preocupan a las empresas, según los encuestados, son la existencia de un clima interno adecuado, la calidad del servicio posventa, la imagen exterior de la compañía y el respeto al medio ambiente.

Los empresarios afirman que dan algo más de importancia a todos estos aspectos que la empresa en la que trabajan. Esto es particularmente notable en la valoración de la formación: la puntúan con 8,4 puntos mientras creen que sus empresas sólo la valoran con 7,5 puntos sobre 10.

Según el barómetro, la mayoría de los empresarios españoles cree que sus empleados no tienen motivos de queja. El 82% de los encuestados considera que sus empleados están contentos en su trabajo, porcentaje que se dispara en la construcción (97%).

Más de dos tercios de los encuestados afirman que sus trabajadores están bien pagados, y el 77% considera que se sienten valorados por la compañía.

También es alto el porcentaje de empresarios que cree que sus empleados se implican con los objetivos de la empresa. Eso sí: en este apartado, un 21% del total cree que sus empleados se limitan a cumplir con el horario laboral, sin mostrar particular interés en los resultados globales de la compañía.