Para invertir

Beneficios más discretos en EE UU

La desaceleración de los resultados empresariales ya es un hecho, aunque es más suave de lo que se temía. Las ganancias de las empresas del Dow Jones crecen sólo un 5% y las del S&P, un 13%Para invertir

Los resultados empresariales en EE UU han vuelto a la Tierra después de casi año y medio en la estratosfera. Ver crecimientos trimestrales superiores al 20% en las cifras corporativas forma ya oficialmente parte del pasado. Como se auguraba al comienzo del ejercicio, los beneficios han comenzado una fase de desaceleración, si bien ésta, al menos de enero a marzo, ha sido más suave de lo que se preveía antes del inicio de la campaña.

En el primer trimestre de 2005 las 30 compañías del índice Dow Jones han ganado de forma conjunta 48.887 millones de dólares, tan sólo un 5,11% más que en el mismo periodo del año anterior. Esta cantidad se ha visto, sin embargo, muy lastrada por la grave crisis de General Motors (pérdidas de 1.104 millones de dólares frente a un beneficio de 1.280 millones en 2004) y por el fuerte retroceso de los resultados de Pfizer, que ha pasado a ganar 300 millones frente a los 2.281 millones del ejercicio anterior.

La menor fortaleza en las ganancias contrasta con la buena salud que sigue teniendo la parte alta de las cuentas empresariales. En el primer trimestre las ventas en el Dow Jones se situaron en 534.549 millones, un 11,5% más, mientras que el resultado de explotación subió un 13,78%, hasta los 70.173 millones.

'Los resultados son un poco mejor de lo esperado. La desaceleración en los beneficios era lógica porque se comparan con un trimestre en el que las ganancias fueron excepcionalmente altas', asegura José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup en España. 'Sin embargo, las expectativas de futuro avanzadas por las compañías dejan mucho que desear y abren incertidumbres entre los inversores, sobre todo de cara a la segunda mitad del ejercicio', añade.

La campaña de resultados empresariales en Wall Street, según Martínez, se puede resumir de la siguiente forma: 'No es tan buena como para despertar a los índices de su actual atonía, ni tan mala como para hundirlos, por lo que los resultados subordinan la marcha de los mercados en el corto plazo a otras variables como el crudo, los tipos y el dólar'.

Aunque el Dow Jones es la principal referencia bursátil del mundo el índice S&P 500 es una muestra más amplia del tejido empresarial estadounidense y, por lo tanto, un termómetro más fiable del estado de las cuentas empresariales en este país. Los últimos datos disponibles sobre las cuentas de este índice son del pasado jueves, 28 de abril. Entonces habían presentado sus cuentas 369 compañías (el 73%), con un beneficio por acción conjunto de 17,89 dólares, un 13,73% más que en el mismo periodo del año anterior, y un 3,95% por encima de los 17,21 dólares que auguraba el consenso del mercado al comienzo de la campaña de resultados.

A pesar de la desaceleración se registran crecimientos todavía de dos dígitos. Sin embargo, la Bolsa estadounidense parece no conformarse con ello y en abril cae un 4%. 'La valoración de la renta variable estadounidense está muy ajustada por fundamentales. Por lo tanto, los inversores demandan crecimientos de beneficios aún mayores de los que se están dando para seguir metiendo dinero en acciones', explica Juan María Soler, analista de Sabadell Banca Privada.

Hasta el momento, los resultados trimestrales del 66,9% de las compañías estadounidenses han sido mejores de lo esperado, el 13,8% han estado en línea con las previsiones del mercado y tan sólo un 19,2% se han situado por debajo de lo estimado.

En cuanto a los resultados por sectores, energía e industria son, con bastante diferencia, los que más crecen, con un 79% y un 50%, respectivamente, gracias a los altos precios del crudo y del resto de materias primas. Les siguen el sector tecnológico (en el que las ganancias suben de media un 27,6%), industria (22,7%), banca y finanzas (18,8%), salud y cuidado personal (13,8%), telecomunicaciones (9,7%), alimentación y bebida (6,5%) y servicios públicos (0,8%).

El único sector del S&P 500 donde la media de los beneficios cae en el primer trimestre de 2005 es el de consumo (las ganancias son un 26,6% inferiores a las registradas en el mismo periodo del ejercicio anterior).