Actividad

Los datos del empleo sugieren que la economía creció más del 2,7%

La economía española creó entre el primer trimestre de 2004 y el primero de 2005 nada menos que 760.300 empleos, lo que supone recuperar un fuerte crecimiento de la ocupación del 4,3%, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este volumen de creación de empleo es aún mayor si se mide según la nueva metodología de la EPA, que incorpora otros 132.000 empleos 'que estaban sin registrar', según el INE, o lo que es lo mismo, procedentes de la economía sumergida.

Con esta nueva metodología en el primer trimestre del año se contabilizaban 892.300 empleos más que hace un año (387.200 corresponden a extranjeros) y el número total de ocupados se eleva a 18.492.700 (esta última cifra incorpora también a la base censal casi un millón de empleos de inmigrantes).

Este impulso vigoroso del empleo (el pasado año la ocupación sólo crecía a un ritmo del 2,5%) pone en evidencia que la economía española debió crecer algo más que el 2,7% publicado por el INE hasta la fecha o de lo contrario se habría producido un auténtico desplome de la productividad aparente del sistema.

Esta mejora del mercado de trabajo también se ha visto reflejada en la reducción del desempleo. En los últimos doce meses el número de parados se ha visto reducido en 187.700 personas (109.800 atribuibles a la evolución del mercado de trabajo y los 77.900 restantes obedecen a los cambios metodológicos de la encuesta.

De esta forma, a fecha de hoy el número total de desempleados asciende a 2.099.500, y la tasa de paro sobre la población activa (que se ve incrementada en 704.600 personas) se sitúa en el 10,2%, la más baja desde 1980.

Especialmente importante ha sido el incremento del empleo registrado sólo en el primer trimestre de 2005, cuando se han contabilizado 204.600 nuevos puestos de trabajo. De este total, 72.600 fueron nuevos empleos y los 132.000 restantes obedecen a empleo aflorado de la economía sumergida. De esto se desprende que muchos de estos puestos aflorados coinciden con los inmigrantes que han solicitado su regularización en los dos primeros meses del proceso extraordinario (febrero y marzo). También han aflorado en el primer trimestre 111.700 empleos de ayudas en negocios familiares, que crecen un 44,7%.

El desempleo en este primer trimestre ha bajado en 59.700 personas, según la nueva metodología de la EPA, si bien habría aumentado en 18.100 de haberse seguido utilizando el método antiguo.

Más empleo, pero de peor calidad

Pese a la gran cantidad de empleos creados y aflorados, la calidad de los nuevos puestos del último año se ha visto perjudicada. Así, se ha seguido reduciendo el porcentaje de nuevos trabajadores con contrato indefinido: mientras que en 2003 eran siete de cada diez; en 2004 fueron seis de cada diez; en los últimos doce meses, menos de la mitad de los nuevos empleos han sido ocupados por trabajadores con contrato fijo.

Todo ello, ha supuesto un salto de la tasa de temporalidad hasta el 31,8%, un punto más que en el trimestre anterior.

Nueve de cada diez empleos creados en el último año y todos los del primer trimestre fueron en el sector servicios. La construcción, sin embargo, destruyó 60.700 empleos en el primer trimestre, seguramente fruto de las vacaciones de Semana Santa.

Cambios en la encuesta

Los datos sobre el mercado laboral español son ahora mucho más fiables que hace un año. Esto se ha producido gracias a que la elaboración de la Encuesta de Población Activa (EPA) -que es el indicador homologado en la UE- incorpora importantes novedades que reflejan mejor la realidad. Estos son los principales cambios censales y metodológicos:

1 Nueva base censal. La nueva EPA está hecha con una nueva base censal, actualizada, que recoge más fielmente la llegada masiva de inmigrantes en los últimos años. De hecho, las cifras absolutas sobre las que se han aplicado los cambios metodológicos recogen un aumento de la población mayor de 16 años de 1,5 millones; 946.700 ocupados más y 152.200 nuevos parados (la práctica totalidad de ellos inmigrantes.

2 Normativa europea. Las cifras conocidas ayer incluyen la nueva normativa de la oficina de estadística europea (Eurostat), que incorpora nuevas variables y un sistema de submuestras.

3 Cambio de cuestionario. El INE ha intentado modernizar la recogida de datos mediante cambios en las preguntas del cuestionario. Con estos cambios, cumple también exigencias de la Unión Europea, que obliga a hacer seis nuevas preguntas: si el encuestado supervisa a alguien en su trabajo; cuál es su opinión de los servicios públicos de empleo; si está contratado por una empresa de empleo temporal; si cobra las horas extras; si tiene carencias en el cuidado de niños o personas mayores y si recibe el salario estando de baja o de permiso. Estas y otras nuevas preguntas recogen mejor las situaciones de ocupación esporádica y de 'empleos de baja intensidad' (pocas horas o tiempo parcial).

4 Recogida de datos. La nueva metodología implica un procedimiento centralizado para la realización de las entrevistas telefónicas. De esta manera todos los encuestadores están vigilados en todo momento de la entrevista.

Un millón más de empleados a tiempo parcial

El principal efecto de los cambios metodológicos operados en la EPA es, sin duda, la aparición de casi un millón de nuevos ocupados trabajando a tiempo parcial. Esto supone dar un gran salto en el volumen de este tipo de empleo, que pasa a representar el 13,1% del total de ocupados desde el 8% en el que estaba anclado durante la última década. Pero el avance del empleo a tiempo parcial se habría producido también con la metodología antigua, según la cual se habrían creado casi medio millón de estos empleos en el último año. Sólo en el primer trimestre se contabilizan 826.800 empleos a tiempo parcial y 622.200 empleos menos a tiempo completo.

El éxito de los más jóvenes y de los mayores de 55 años

La nueva EPA da más detalles sobre los grupos de edades y el comportamiento del empleo y el paro. Así, en el primer trimestre del año, la encuesta pone de manifiesto algo que no es habitual: el colectivo de edad dónde más ha crecido el empleo es el de los que tienen 55 y más añosas, que ven incrementada la ocupación un 4,2%, con 82,700 puestos de trabajo, casi la mitad de todos los creados. En los últimos doce meses, la EPA revela también un dato inusual, el colectivo de entre 19 y 19 años es donde más creció el empleo, un 12%.

La tasa de paro del cabeza de familia es del 6,19%, según la nueva metodología.

Casi medio millón de hogares con todos en paro

El último aumento de la base censal (que ha incorporado a un millón de nuevos inmigrantes ocupados) y los cambios metodológicos han supuesto también variaciones sobre los hogares encuestados. En el cuarto trimestre, el número de familias con todos sus miembros en paro ascendía a 466.200 y en el primer trimestre de 2005 este número de hogares es de 478.500. Si bien este aumento es sólo aparente, ya que con la nueva metodología de la encuesta, en realidad, el número de hogares con todos sus miembros en paro, aunque crece en términos absolutos se habría reducido en 56.300 en términos relativos en el último año.