Pymes

Jamcal amplía producción con la vista puesta en EE UU

Jamones de Calamocha (Jamcal) ha destinado 12 millones de euros a la ampliación de su secadero en esta localidad turolense. La empresa aumenta su capacidad de secado de 650.000 a 850.000 piezas, convirtiéndose en uno de los principales motores de desarrollo económico en la zona.

Fernando Donaire, gerente de Jamcal, señala que 'disponemos ya de los certificados necesarios para exportar a los países de la Unión Europea y a otros importantes mercados, como Japón y Chile. Pero nuestro objetivo a corto es obtener la certificación USDA para exportar a Estados Unidos y México, porque el cambio de su dieta abre grandes posibilidades de consumo para los jamones de alta calidad'.

Jamcal está formada por Ibercaja, que tiene el 66% del capital y un grupo de pymes del sector, cuyas pequeñas participaciones individuales cubren el resto del accionariado. Donaire subraya que esta fórmula 'ha sido determinante para impulsar el crecimiento de la empresa y su gran influencia en el conjunto del sector. La dotación tecnológica ha exprimido las grandes posibilidades de la materia prima y posibilitado la colocación en el mercado de perniles de gran calidad, que se ajustan a unos sistemas de producción y trazabilidad muy exigentes'.

Jamcal inició su actividad en 2001, con una producción de 350.000 jamones, prácticamente un tercio de la actual. Donaire señala que la estrategia aplicada por la empresa 'ha convertido a la planta en un complejo cárnico, que integra, de forma ordenada y rentable, cada una de sus dependencias. El secadero está dotado de sistemas técnicas que optimizan la utilización de recursos, con una rigurosa atención al medio ambiente, en todo el ciclo de producción'. Además de las instalaciones de secado, las instalaciones incluyen salas de transformación, depuradora y una planta de cogeneración.

Ibercaja y las pymes sectoriales llevan ya invertidos en Jamcal más de 42 millones de euros. Los promotores consideran que 'el esfuerzo ha merecido la pena ya que, además de contar con uno de los secaderos tecnológicamente mejor dotados, se ha conseguido impulsar el conjunto del sector y movilizar otras inversiones en modernización, que están mejorando la competitividad de las pymes sectoriales y ampliando su mercado'.

En opinión del gerente de Jamcal, 'la empresa ha ido acreditando la calidad de sus productos con un amplio repertorio de certificaciones, emitidas por los calificadores más exigentes. Ahora contamos con una dotación tecnológica y una estructura empresarial capacitada para que se abran mercados hasta ahora vetados a los productores españoles'.

Con la nueva inversión, Jamcal pasará de tener 45 a 58 trabajadores, de los que una cuarta parte son mujeres.

Un producto en pleno crecimiento

La instalación de Jamcal ha sido determinante para la promoción del Jamón de Teruel, denominación que vive sus mejores momentos. Cuando la empresa inició su actividad en 2001, los perniles tratados apenas llegaban a 50.000. A finales de 2004, la cifra superaba las 90.000 piezas y , al concluir este año, las previsiones apuntan hacia una producción de 135.000 jamones con denominación.

En la práctica, el éxito del jamón ha convertido al sector pecuario en una auténtica 'fábrica con patas', que representa ya el 29% de la producción final agraria de Aragón. No resulta extraño que Teruel aspire, con este bagaje, al ambicioso objetivo de convertirse en un gran centro de producción de jamones.

De hecho, reunirá a 600 expertos de todo el mundo en un Congreso que se celebrará en la capital aragonesa del 18 al 20 de Mayo. Mientras tanto, sigue la riada de inversiones por parte de las pymes del sector para ampliar capacidad de producción. Soincar es un ejemplo.