RSC

Las memorias de sostenibilidad contienen aún poca información

Durante los últimos años las empresas españolas han realizado un importante esfuerzo para adecuarse a las tendencias de responsabilidad social corporativa dictadas por el mercado. Sin embargo, de acuerdo con los resultados de un informe elaborado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), tanto la comunicación como la implantación de sistemas de gestión y actuaciones en RSC están en un estadio inicial.

Los resultados obtenidos por las empresas españolas en materia de responsabilidad social corporativa no son demasiado buenos. Es la conclusión del primer estudio elaborado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa que ha analizado las memorias correspondientes a 2003 de las empresas del Ibex 35.

A pesar de que cada vez más compañías han comenzado a publicar memorias e informes en los que incluyen sus actuaciones en materia de RSC, el estudio asegura que 'no puede considerarse una actuación generalizada'. Pero los autores del informe se muestran optimistas respecto al futuro, ya que 'hace apenas cuatro años los resultados del análisis hubiesen sido cero en todos los campos/herramientas considerados'.

Lo cierto es que durante los últimos años las empresas españolas han ampliado el contenido en RSC de sus memorias e informes, 'así como su alcance geográfico y de producto'. De acuerdo con el análisis de las memorias del ejercicio 2003 presentadas por las empresas del Ibex 35, aún existe un porcentaje alto de compañías (17%) que no presenta datos relacionados con la RSC. Estas empresas son Amadeus, Acerinox, FCC, NH Hoteles, Sogecable y Zeltia.

Otro de los datos destacados en el informe es que en muchas ocasiones, a pesar de que las empresas ofrezcan informaciones relativas a la responsabilidad corporativa, ésta es difícil de localizar dentro de la memoria y en muchos casos, 'la información es casi anecdótica'.

Logros y carencias

La tendencia a ofrecer sólo un enfoque positivo de las actuaciones de la empresa que informa, centrándose en los logros alcanzados, pero olvidando lo que no se ha hecho es otro de los problemas detectados en el informe. 'Esto impide una correcta y efectiva comunicación a los stakeholders (grupos de interés) del desempeño real de la compañía'.

Por grupos de actividad el sector Energía tiene los valores más altos, mientras que el de bienes de inversión obtiene las puntuaciones más bajas. Y por materias, la información relativa al gobierno corporativo (aspecto que está regulado) es la que obtiene mayores puntuaciones. Por detrás, aunque con gran diferencia, se encuentra la información relativa a sistemas de gestión y en la puntuación más baja la que corresponde a contenidos.

El informe también señala que algunas compañías aún equiparan los términos acción social y responsabilidad corporativa, a pesar de que este último es un concepto mucho más amplio, en el que se engloba el primero.

Análisis. Puntuaciones dispares

La evaluación se ha realizado teniendo en cuenta el contenido, los sistemas de gestión y el gobierno corporativo. En cuanto al contenido, el estudio valora la concordancia de la información suministrada con las recomendaciones de los indicadores GRI y las normas de la ONU. Los sistemas de gestión analizan la información teniendo en cuenta también la guía GRI y otros, como los Requisitos AA1000. Y en cuanto al gobierno corporativo, el informe ha evaluado la información sobre prácticas de buen gobierno de las empresas según el Informe Aldama.

Algunas empresas del Ibex ya han incorporado en sus comunicaciones indicadores vinculados con las áreas específicas de riesgo en las que han tenido que hacer frente a un mayor número de denuncias y presión por los grupos de interés. Las empresas energéticas son las que más información ofrecen al respecto.