La polémica de la vivienda

Construir una vivienda de 30 metros cuadrados cuesta un 37% más que una de 90

El coste de construir un piso de 30 metros cuadrados es un 36,6% mayor que el de uno tres veces superior (90 metros cuadrados), según un estudio realizado por el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid "a partir de precios de mercado".

El análisis de los aparejadores, realizado sobre los costes de ejecución material de una vivienda de 30 metros cuadrados, se produce tras la polémica por la intención del Ministerio de Vivienda de estudiar la viabilidad de construir viviendas protegidas de alquiler de esta superficie.

El estudio concluye que la construcción de un edificio de cuatro plantas, de 200 metros cuadrados cada una, en el que se habiliten de viviendas de 30 metros cuadrados asciende a 707.267 euros. Un 36,6% más que los 517.450 euros que supondría construir en el mismo inmueble pisos tres veces más grandes, esto es, de 90 metros cuadrados.

En concreto, el tipo de edificio estudiado por el Colegio de aparejadores de Madrid es un edificio de 1.000 metros cuadrados (repartidos en las mencionas cuatro plantas de 200 metros cuadrados cada una), un sótano para trasteros, ascensor, los acabados de maderas, yesos y pinturas correspondientes, 50 metros cuadrados de urbanización con jardines y otras dotaciones como video-portero, conexiones de telecomunicaciones y calefacción central, entre otras.

Lo que más cuesta

Del total de costes adicionales que la promotora debe afrontar al construir viviendas más pequeñas, los mayores son los correspondientes a los distintos acabados, como alicatados y chapados, y los de carpintería, vidriería e instalaciones de gas que, según sus cálculos, se duplican e incluso se triplican en algunos casos.

El estudio señala también los asociados a los movimientos de tierra, que se elevan un 74% para el caso de la promoción antes descrita, los de las instalaciones de fontanería y gas (entre un 87 y 89% más) y los de cimentaciones y particiones interiores, entre un 36% y un 37% más.

Otras tareas, como los cerramientos, pavimentos, construcción de falsos techos, los transportes y las telecomunicaciones, y la urbanización no conllevarían mayores costes.