Pugna

MCI rechaza la oferta final de Qwest y reafirma su voluntad de fusionarse con Verizon

La compañía telefónica estadounidense MCI ha decidido rechazar la oferta de compra final de su competidora Qwest, que ascendía a unos 9.000 millones de dólares, con lo que continuará con su opción de unirse al gigante Verizon. Este es el ultimo capitulo en la larga batalla de Qwest y de Verizon por hacerse con los activos de MCI, antes conocida como WorldCom, que quebró hace unos años tras informar de irregularidades contables que se calculaban en unos 11.000 millones de dólares.

La pasada semana, la dirección de MCI anunció públicamente su decisión de elegir la oferta presentada por Verizon que, si bien era inferior económicamente a la de Qwest, le ofrecía una mayor seguridad. Verizon ofrecía el pago de 7.640 millones de dólares, frente a 8.450 millones de Qwest. Esta compañía, sin embargo, decidió contraatacar y en una decisión inesperada presentó una oferta final de 9.070 millones de dólares, que debía ser aceptada o rechazada como máximo anoche.

En un comunicado difundido hoy, el Consejo de Administración de MCI reconoce que no está dispuesto a "poner en peligro la seguridad del acuerdo con Verizon, por la inseguridad que rodea la propuesta de Qwest". La dirección de MCI había mostrado una cierta preocupación por la situación financiera de Qwest, que arrastra una deuda de 17.000 millones de dólares, así como por la incertidumbre sobre la cotización de las acciones de la empresa, que iban a servir como medio de pago.

La última oferta de Qwest estipula el pago de 27,90 dólares por acción, 13,50 dólares en efectivo y 14 en acciones, si bien presentaba un sistema para proteger el valor, en caso de una bajada de la cotización de los títulos de la empresa. ¢Estamos confiados en que nuestra oferta es superior y las declaraciones de apoyo de muchos accionistas de MCI indican que están de acuerdo con nosotros", dijo Qwest en un comunicado.

Ahorrar costos

No obstante, MCI se ha decidido por Verizon, compañía que le ofrece la posibilidad de ahorrar costos y que cuenta con una red amplia de telefonía móvil. También cuenta la sinergia que se puede conseguir al unir ambas empresas, la fortaleza financiera de Verizon y su capacidad de realizar nuevas inversiones, así como la confianza que le da a sus clientes unirse a una empresa como ésta le da a sus clientes.

Cuando presentó sus planes de compra de MCI, Verizon aseguró que lograría un ahorro de costes en los tres primeros años de 1.500 millones de dólares, y después de ese período, otros mil millones de dólares anuales, para lo cual reduciría la plantilla en 7.000 personas.

Qwest calculaba, por su lado, que en caso de prosperar su oferta, podría despedir entre 12.000 y 15.000 trabajadores, o el 18% de su plantilla, y generar ahorros de hasta 14.800 millones de dólares.