Distribución

Decathlon España es la filial de mayor crecimiento con un 34%

Decathlon España se ha convertido en la filial del grupo francés con mayor crecimiento de ventas en 2004, un 34%, al alcanzar 480 millones de euros. A superficie comparable, el aumento de la facturación es del 26%. La empresa, que ha bajado los precios un 10% de media, prevé inaugurar este año cinco tiendas y aumentar la cifra de negocio el 15%.

La política de 'bajada de precios' iniciada a finales de 2003 y desarrollada en 2004, así como la apuesta de la cadena por los productos técnicos de las marcas exclusivas de Decathlon, han sido los motivos que han impulsado el crecimiento de las ventas durante 2004 en la filial española, según el director general de la compañía, Michael D'Humières.

Decathlon España ha cerrado el ejercicio pasado con un volumen de ventas (sin contar IVA) de 480 millones de euros, lo que supone un 34% más que el año anterior. A superficie comparable, es decir, sin incluir las nuevas aperturas, el incremento del negocio fue del 26%.

'Ha sido uno de los mejores años desde que Decathlon llegó a España en 1992', comentó D'Humières al señalar que el Ebitda se ha duplicado respecto al año anterior, al alcanzar los 42 millones de euros.

En 2004, la compañía inauguró seis nuevos establecimientos y rebajó sus precios una media del 10%, que llegó al 30% en algunos productos. Para este año prevé continuar con esta dinámica, lo que supondrá una rebaja media del 20% en dos años, 'con la misma calidad e incluso superior', puntualiza el director general.

Esta política se puede mantener por la optimización de los sistemas logísticos, la racionalización de los costes y el mayor volumen de compras que tiene la multinacional francesa. Pero también por el fuerte peso específico que tienen los productos de marcas propias dentro de la cadena: más del 50% en el caso de España.

Nuevas aperturas

Para este ejercicio, Decathlon España prevé un incremento de ventas del 15%, así como la apertura de cuatro o cinco nuevos establecimientos. Las zonas prioritarias son Andalucía, Galicia, Murcia y Levante.

Para la cadena, el ideal de tienda es de entre 4.000 y 6.000 metros cuadrados, con el fin de exponer una mayor gama de productos, pero las limitaciones administrativas hacen que algunos de los establecimientos sean menores. De las aperturas realizadas el año pasado, la de San Moix (Palma de Mallorca) tiene 1.279 metros cuadrados debido a que la legislación impide abrir tiendas con más de 1.300 metros, y la de Figueras cuenta con 2.000, también por exigencia legal, según D'Humières. En todo caso, la filial intenta adecuarse a la normativa de cada comunidad autónoma para no frenar su ritmo de crecimiento.

Para completar esta expansión, Decathlon España también está buscando un nuevo almacén logístico en el sur de la Península Ibérica, ya que actualmente posee uno en Getafe (Madrid) y otro en Martorell (Barcelona).

España es el segundo mercado en importancia para la multinacional, después de Francia que representa el 66,77% del volumen de ventas (lo que supone una disminución frente al 69,8% de 2003). La facturación total de grupo el ejercicio pasado fue de 3.431 millones de euros, con un crecimiento del 10,3%. El Ebitda aumentó un 27,4% hasta alcanzar los 371,5 millones.

A 1 de marzo, la multinacional contaba con 330 tiendas, de las que 218 están en Francia y 44 en España. El tercer mercado en Italia con 33 establecimientos.