Mercados

El Ibex pierde el 3,67% desde el máximo que alcanzó en febrero

El miedo a tensiones inflacionistas, avivado la semana pasada tras las advertencias de la Reserva Federal, ha fomentado la cautela entre los inversores. Las Bolsas europeas apenas se mueven a la espera de nuevas pistas como los datos del paro de EE UU el viernes. Los expertos resaltan que el fondo es comprador y así el Ibex tan sólo pierde el 3,67% desde los máximos de febrero.

La indecisión domina en las Bolsas europeas ante el miedo a la inflación. Pocos inversores se arriesgan a apostar con determinación y a un día de subidas leves sucede otro de retrocesos similares. Ayer tocó caer y las principales plazas de la región se tiñeron de rojo.

El Ibex perdió el 0,47% tras llegar a ceder el 0,84% en el peor momento de la sesión. En el resto de la región el patrón de comportamiento fue similar. El Dax concluyó con una caída del 0,1%; el Cac cedió el 0,42% mientras que el Footsie se dejó el 0,46%.

La publicación del dato del PIB en EE UU tuvo una lectura negativa en Europa. Estados Unidos creció un el 3,8%, una cifra ligeramente inferior al 4% esperado por el mercado pero un dato que confirma la solidez económica del país. En Wall Street la reacción del mercado fue mucho más optimista y los principales índices arrancaron la sesión con fuerza. Las Bolsas europeas, eso sí, aprovecharon el mayor entusiasmo al otro lado del Atlántico para recortar las caídas.

En Wall Street la fuerte caída del precio del petróleo también fue determinante. El Departamento de Energía de EE UU anunció que las reservas semanales subieron en 5,4 millones de barriles hasta el máximo en tres año. El dato desencadenó un fuerte retroceso del petróleo pero Europa apenas cotizó la caída ya que la mayor parte del recorte se produjo con las Bolsas cerradas. El Brent cedió un 1,77% hasta 52,09 dólares lo que aleja del máximo de 56,15 dólares y suaviza los temores a riesgos inflacionistas. El West Texas cayó hasta 53,25. EE UU sí se benefició y a una hora del cierre del Dow Jones subía el 1,05% y el Nasdaq, un 1,28%.

Un recorte del crudo que aleje el miedo a tensiones inflacionistas puede ser un detonante que saque a las Bolsas del letargo, según los expertos. El Ibex, pese a las incertidumbres, tan sólo pierde el 3,6% desde el máximo que alcanzó a mediados de febrero. 'La tendencia de fondo sigue siendo alcista', comenta Prem Thapar, director de inversiones de BNP Paribas Asset Management.

La evolución de los pesos pesados del Ibex puede ayudar a dar pistas sobre la evolución futura de la Bolsa. 'El mercado sigue atento a los pequeños valores. Una señal de confianza que puede indicar un tirón implicaría que entre dinero en los valores de mayor capitalización, que es donde hay más descuento', comenta Jordi Falgueras, de Gaesco.

Hasta entonces la próxima gran referencia serán los datos del paro de EE UU el viernes. 'No descarto una recuperación a corto hasta los 9.400 puntos y una corrección posterior hacia la zona de 9.100 o incluso 8.800. En ese recorrido el dato del paro será la referencia más importante de abril', comenta Mercedes Camacho, de Safei.

Consejos: El atractivo de los grandes valores y el riesgo de las petroleras

¦bull; Los expertos consideran que aunque el mercado está bastante parado existen oportunidades de compra entre los grandes valores. 'Hay valores donde se puede picotear como Santander, Telefónica, Inditex o Cintra' explica Natalia Aguirre, de Renta 4.

¦bull; La caída del precio del crudo favorecerá a las Bolsas aunque con matices. Prem Thapar de BNP Paribas señala que las petroleras son un sector de riesgo que frenará las alzas del mercado. En el Euro Stoxx estas compañías tienen una ponderación del 17%.

Los bonos reaccionan a la masa monetaria

La masa monetaria en la zona euro se ha moderado hasta niveles del 6,4% en febrero desde 6,6% del mes anterior. Las previsiones apuntaban a una subida hasta el 6,7% y el dato se ha recibido en el mercado como un indicio de que Banco Central Europeo puede mantener los tipos de interés en mínimos de una década.

La renta fija reaccionó a esta noticia con subidas. Así, el bono español a diez años ganó el 0,91%, lo que provocó que su rentabilidad, que se mueve a la inversa, cayera hasta el 3,691%.

El BCE ha mantenido los tipos de interés en el 2% en los últimos 22 meses. El cambio de sesgo de la Reserva Federal la semana pasada y sus comentarios sobre el riesgo que implica la subida del petróleo para la estabilidad de precios trasladó el miedo a subidas de tipos de interés en Europa. Las tensiones inflacionistas continúan contenidas en el viejo continente aunque los expertos recuerdan que en un entorno global inflacionistas Europa no se va a quedar aislada.

La gran heterogeneidad de las economías europeas y las dudas sobre la recuperación de Alemania y Francia dificultan que la autoridad monetaria europea revise el bajo nivel de los tipos de interés.

La masa monetaria, aunque se redujo en febrero, continúa en niveles muy elevados. El BCE ha recalcado que este exceso de liquidez no repercutirá en la inflación si el crecimiento económico no se acelera. Algo que de momento parece alejado. En el último trimestre de 2004 la UE creció el 0,2%.

Un síntoma de recuperación de la confianza en el mercado llegará cuando este exceso de liquidez se destine a la inversión estable.