Comisiones

El Popular advierte que en el futuro puede cobrar comisiones por usar sus cajeros

El presidente del Banco Popular, Angel Ron, ha asegurado hoy que "probablemente" en un plazo de tres años la entidad esté cobrando por operar en cajeros situados en las oficinas fuera del horario comercial y cree que es "inevitable" cobrar por los servicios que se presta.

Preguntado sobre si el Popular renuncia a cobrar por utilizar fuera del horario de ventanilla los cajeros situados en la entidad, Ron ha indicado que si esa pregunta se le hiciese dentro de tres años, "probablemente" diría que ya lo están cobrando.

El presidente del Popular, durante el Foro ABC, ha subrayado que la banca española no ha trasladado el coste de los servicios a los clientes en épocas en que los tipos de interés eran altas pero que las comisiones que el sector cobra son un 45% inferiores a la media e indicó que es "inevitable" y "no negativo" no trasladar esos costes.

Además, ha señalado que es "bastante razonable" cobrar por las operaciones que se realizan por Internet. "En el presente, la evolución de los tipos de interés, de los márgenes comerciales y la mejora de las condiciones de la economía de las familias que demandan más y mejores servicios, obligan a las entidades financieras a trasladar los costes de los servicios a los usuarios", ha subrayado.

Vinculación

Una vez más, Ron se ha mostrado partidario de que los clientes paguen los servicios que utilizan en función de su vinculación a la entidad financiera. "Hay quien opta por no cobrar, pero no podrá mantenerlo en el tiempo, o quien prefiere repartir los costes entre todos los clientes -la llamada tarifa plana- método legítimo pero no sostenible con carácter general", enfatizó.

Por otra parte, se ha mostrado convencido de que pese a que el Banco Central Europeo (BCE) incrementará el precio oficial del dinero, los tipos no volverán a tasas del 7%. Incluso indicó, que en el supuesto de que los tipos se situasen en el 3,5% esa tasa permitiría mantener la actividad económica y a las familias pagar sus hipotecas.

Agregó que los pesimistas argumentan que una subida de tipos reducirá el volumen de hipotecas concedidas, "lo cual es verdad", y afectará a la capacidad de devolución de las deudas hipotecarias por parte de las familias. "Esto ya se verá porque no parece tan cierto", concluyó Ron.